EE.UU. analiza una ofensiva en Yemen

Atacaría bases y campos de entrenamiento de Al-Qaeda en ese país; revelan que la CIA había recibido datos sobre un posible atentado
WASHINGTON.- En medio de una fuerte tormenta política a raíz de las nuevas revelaciones sobre el atentado fallido contra un avión comercial norteamericano, que podría haberles costado la vida a 278 personas, la Casa Blanca analiza una fuerte represalia y podría atacar a Yemen, el nuevo bastión de la red terrorista Al-Qaeda.

Al igual que después de los atentados del 11 de Septiembre y de la guerra en Irak, la CIA se convirtió en el blanco de todas las críticas luego de que se reveló que el padre del terrorista detenido en Detroit había advertido a las agencias de inteligencia sobre la peligrosa radicalización de su hijo y que dos agentes poseían información de que Al-Qaeda estaba preparando en Yemen a un "nigeriano" para atacar a Estados Unidos.

Las revelaciones provocaron gran indignación en Estados Unidos y reabrieron el debate sobre la seguridad nacional. Mientras tanto, la CNN y otros medios norteamericanos revelaron que Estados Unidos está analizando bombardear bases y campos de entrenamiento de Al-Qaeda en Yemen, en colaboración con las autoridades de ese país de la Península Arábiga.

La Casa Blanca participaría de los ataques porque "las fuerzas militares yemeníes no pueden llevar a cabo esos golpes por sí solas", señaló el canal de noticias.

En la misma línea se había expresado en la noche del martes el ministro de Relaciones Exteriores yemení, Abu Bakr al-Kurbi: "Necesitamos más entrenamiento, tenemos que ampliar nuestras unidades antiterroristas, y esto quiere decir suministrarles el entrenamiento necesario, equipos militares, medios de transporte".

La presencia de bases del fundamentalismo islámico en Yemen, un aliado de Estados Unidos en su guerra contra el terrorismo, son investigadas desde hace tiempo, pero estas tareas se habrían intensificado desde que Al-Qaeda se adjudicó el frustrado atentado de Navidad y su autor, un nigeriano de 23 años, confesó que había sido instruido en Yemen.

Además, Al-Qaeda fusionó sus ramas de Yemen y Arabia Saudita y creó un brazo armado de mayor envergadura para toda la Península Arábiga, liderado por ex detenidos de Guantánamo.

En medio de los reclamos de una mayor cooperación por parte de los países occidentales, fuerzas de seguridad yemeníes atacaron ayer un escondite de Al-Qaeda en el oeste del país y afirmaron haber arrestado a un miembro "peligroso" de la red terrorista liderada por Osama ben Laden.

* Foro: ¿Cuáles son las claves del gobierno de Barack Obama?

Advertencias ignoradas

Mientras tanto, arreciaban ayer en Estados Unidos las críticas a las agencias de seguridad. Según reveló The New York Times , el padre del atacante se puso en contacto en varias ocasiones con la embajada estadounidense en Nigeria e incluso llegó a hablar con los agentes de la CIA presentes en el país para advertirlos sobre su hijo, Umar Farouk Abdulmutallab.

La principal cuestión ahora es saber cómo formuló exactamente el padre de Abdulmutallab sus advertencias. Por lo que se sabe hasta el momento, los agentes de la CIA en la embajada habrían trasladado la información a la central de Langley. El informe habría estado allí durante semanas sin que se hiciera nada al respecto, un descuido que podría haberles costado la vida a cientos de personas.

Los agentes implicados intentaron defenderse. Según The Washington Post , uno de ellos afirmó que "el padre de Abdulmutallb nunca dijo que su hijo fuera un terrorista", que planease un atentado.

Pero la CIA dejó pasar otras pistas: según la prensa, dos agentes de inteligencia tenían información de Yemen que indicaba que los líderes de Al-Qaeda en ese país hablaban de "un nigeriano" que estaba siendo preparado para un ataque terrorista. Esto tampoco despertó las alarmas de la CIA.

Anteayer, en su segunda aparición desde el frustrado atentado, Obama criticó con inusual dureza los servicios secretos y de seguridad. Desde Hawai, habló de fallas y deficiencias "potencialmente catastróficas".

En este clima de creciente inquietud, la zona de Times Square, en Nueva York, fue evacuada ayer durante unas horas por una camioneta considerada sospechosa, hasta que la policía descartó cualquier peligro.

Comentá la nota