EE.UU. advierte por el "peligro" de la construcción de asentamientos judíos

El presidente Barack Obama aseguró que seguir adelante con la edificación de viviendas en asentamientos de Jerusalén "no contribuirá a la seguridad de Israel". Y que esa situación "hace más difícil alcanzar la paz con sus vecinos".
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió hoy que la decisión israelí de seguir adelante con la construcción de viviendas en asentamientos de Jerusalén Este podría ser "muy peligrosa".

"Pienso que la construcción de nuevos asentamientos no contribuirá a la seguridad de Israel. Creo que hace más difícil alcanzar la paz con sus vecinos", declaró Obama durante una entrevista que brindó a la cadena Fox News.

Ayer, el Comité de Planificación de Jerusalén aprobó la construcción de unas 900 viviendas en una colonia judía en la ciudad, pese a las presiones de los Estados Unidos para que Israel deje de expandir sus asentamientos.

Las nuevas casas se levantarán en Guiló, barrio del sur de la ciudad, situado al Este de la Línea Verde -la frontera entre el territorio israelí y palestino internacionalmente aceptada-, por lo que la construcción vulnera el Derecho Internacional. Las fuentes municipales aseguraron que el proyecto aún precisa el visto bueno de otros organismos antes de ver la luz.

Tras su aprobación de ayer sin objeciones por el comité, comienza un plazo de sesenta días en el que podrán presentarse objeciones al plan, bautizado "Laderas Orientales de Guiló", y que consistirá en la edificación de departamentos de cuatro o cinco habitaciones.

La decisión llega un día después de que Israel rechazase una petición de su principal aliado, Estados Unidos, para que diese marcha atrás en la expansión de Guiló, según develó el diario israelí Yediot Aharonot en su edición de ayer.

En tanto, en una clara provocación, se realizó hoy una ceremonia de colocación de la piedra fundamental para un nuevo barrio en Jerusalén Oriental. El barrio, Nof Tzión, es la segunda etapa de uno ya existente en esta zona, que fuera anexada unilateralmente por Israel después de la guerra de 1967, contradiciendo la ley internacional.

Comentá la nota