EE.UU. advierte a América latina: piensen antes de coquetear con Irán

EE.UU. advierte a América latina: piensen antes de coquetear con Irán
En tono desusado la canciller Hillary Clinton le aconsejó a la región que medite "cuidadosamente" en las consecuencias de un acercamiento con el país persa. También a los presidentes del área que, dijo, socavan el orden constitucional.
Un día después de que el Subsecretario para asuntos Hemisféricos Arturo Valenzuela manifestara su intención de recomponer las relaciones con la región muy tensionadas por el golpe en Honduras, la canciller de EE.UU. Hillary hizo una presentación de su política para América Latina que incluyo conceptos poco conciliadores y advertencias sobre los vínculos con Irán y el manejo de la cuestión democrática. Si bien habló sobre la necesidad de una "nueva arquitectura de cooperación" en la región, Hillary disparó primero contra el venezolano Hugo Chávez y su colega nicaragüense Daniel Ortega.

"Nos preocupan los líderes que son electos de manera libre, justa y legítima, pero que después de ser elegidos comienzan a socavar el orden constitucional y democrático, el sector privado, los derechos de los ciudadanos de vivir libres de hostigamiento, de represión y de poder participar libremente en sus sociedades", dijo Clinton recordando que ya en otras ocasiones había expresado su preocupación por Venezuela y Nicaragua debido a los cambios institucionales que han impulsando para mantenerse en el poder.

"Debemos hallar la manera de regresar a la senda en la que reconocemos que la democracia no se trata de líderes individuales sino de instituciones sólidas'', dijo.

Es difícil disentir con este concepto. Pero en momentos en que muchos países de la región consideran que al reconocer la elección en Honduras EE.UU. blanqueó el golpe de Estado, esos comentarios aumentan la percepción de que Washington sigue teniendo con Obama un parámetro distinto según sea el país del que se hable. Se critican los intentos de reelección en Nicaragua y Venezuela pero no hay comentarios sobre el similar intento que se lleva adelante en Colombia.

La mayor dureza fue con Irán. Advirtió a los países de la región sobre las consecuencias que pueden sufrir si se vinculan con el país persa."Si desean coquetear con Irán, deben observar cuidadosamente cuáles podrían ser las consecuencias. Esperamos que piensen dos veces y si lo hacen, los apoyaremos", dijo agregando que "esperamos que habrá un reconocimiento que este es uno de los países que más apoya al terrorismo en el mundo hoy. La Guardia Revolucionaria en Irán, que esta incrementando su control debido a las elecciones, que son un buen ejemplo del abuso de los derechos humanos, también esta implicada en la economía como en los temas de seguridad". Hillary menciono el acercamiento de Irán con Venezuela y Bolivia, pero obvio mencionar a Brasil, donde el presidente Lula recibió a su colega iraní, Mahmoud Ahmadinejad.

Al final habló de Cuba: "esperamos que en un futuro no muy distante podamos ver una Cuba democrática, algo que será extraordinariamente positivo para nuestro hemisferio", dijo, pero Obama había aclarado después de asumir que no interferiría con el tipo de gobierno que se den los países.

En una rueda de prensa tras el discurso, Valenzuela se negó a hacer comentarios y puso el acento en la cooperación y el diálogo, en línea con la política de su antecesor Tom Shannon. En vísperas de su viaje a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, el funcionario habló del espíritu que reino durante la Cumbre de las Americas: "la tónica de este gobierno es que estamos interesados en poder articular una relación de respeto mutuo, un diálogo donde podamos ver cómo trabajar en forma conjunta", dijo.

¿Por qué Hillary elevó la voz? En medios diplomáticos de Washington había ayer todo tipo de especulaciones. Iban desde que Hillary prepara el terreno para el endurecimiento con Irán, hasta que, frente al poder creciente de Brasil, Washington quiere reafirmar su liderazgo en la región. El gobierno de Luis Inacio Lula da Silva se mostró decepcionado recientemente por la falta de continuidad de la política positiva iniciada por Obama para la región. Y criticó el acceso de EE.UU. a siete bases colombianas así como el reconocimiento de las elecciones en Honduras. Asimismo, Brasilia está aprovechando las divisiones en la OEA para consolidar el UNASUR.

"En el gobierno de lula existe mucho resquemor con Hillary y Valenzuela a quienes identifican con la buena relación que tenía Bill Clinton con Fernando Henrique Cardoso. Y es sabido que Cardoso es para la gente de Lula como el anticristo", explico un académico estadounidense especializado en Brasil. Lo cierto es que la gira por la región de Valenzuela no será fácil.

Comentá la nota