"Educarse bien", la propuesta de Cobos

El vicepresidente presentó una iniciativa de inclusión social "para contribuir al desarrollo del país"
El vicepresidente Julio Cobos difundió ayer su propuesta educativa integral, que consta de diez puntos que él considera clave para el desarrollo del país.

Es otra señal de distancia con el Gobierno que todavía integra, similar a la que ya hizo dos meses atrás cuando presentó un proyecto para reformular el reparto de impuestos entre las provincias. Implica también un paso más en el armado de la candidatura presidencial con la que sueña el dirigente mendocino.

Con el título "Propuestas educativas para la inclusión social: Educarse bien, vivir mejor", Cobos envió a todas las redacciones un documento de ocho páginas con sus iniciativas.

Allí exige la obligatoriedad de la escolaridad primaria y secundaria, y propone como herramienta una cédula escolar digitalizada para controlar la asistencia de los alumnos. Otra idea central del plan de Cobos se asienta en los tribunales escolares, que deberían intervenir en caso de que los padres dejaran de enviar a sus hijos a la escuela.

El vicepresidente también propone nivelar hacia arriba la educación, mejorando la calidad de la enseñanza para que la escuela vuelva a ser parte del proceso de inclusión social. Para eso habla de exámenes globales integradores para todos los niveles del sistema educativo.

El tercer punto de su lista es priorizar los contenidos básicos, aumentando la carga de materias centrales, como lengua, matemática, idiomas y ciencias sociales y naturales. Eso va de la mano con priorizar la doble escolaridad y las salas de cuatro años en las zonas de mayor pobreza.

Para integrar los niveles educativos, el vicepresidente resalta el papel de las universidades, "vital para una transición ordenada" entre la educación media y la superior.

En este punto, el documento propone una "práctica educativa solidaria", que les permita a los universitarios sumar créditos para algunas materias al hacer ayuda social.

"La realización de tareas comunitarias por parte de los alumnos promueve valores de solidaridad y compromiso en ellos", señala el vicepresidente en su iniciativa.

El otro caballito de batalla de Cobos es el "servicio cívico voluntario", que él había implementado en Mendoza. Consiste en capacitar en oficios a los jóvenes que no terminaron el secundario y pagarles una beca para que puedan hacerlo.

La propuesta que ayer difundió el vicepresidente también incluye evaluar la calidad educativa y promover la figura del tutor, con presencia en el aula, pero además como ayuda en las tareas extraescolares en caso de ser necesario.

El último punto reclama volver al libro, garantizando uno para cada alumno, pero a la vez disponer de tecnología en las escuelas. Para eso pone el ejemplo uruguayo, que reparte computadoras a sus estudiantes.

Comentá la nota