"La educación sexual en Santiago puede dictarse en base a su realidad"

Nuevo Diario dialogó con el ministro de Educación de la Nación sobre la polémica que se planteara, a partir de la decisión de implementar ese tipo de enseñanza curricular en las escuelas. Aseguró que la provincia está facultada para diseñar sus propios manuales en acuerdo con los padres de alumnos, sin apartarse de lineamientos básicos.
En la segunda parte de la entrevista exclusiva brindada a Nuevo Diario por el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, se abordó la educación sexual en las escuelas.

- ¿Qué libertad tienen las provincias en relación a la implementación de la educación sexual?

-Nuestro sistema educativo es federal y esto supone que las jurisdicciones pueden tener sus propios diseños curriculares. La Ley 26.150 de Educación Sexual Integral plantea claramente las responsabilidades de cada quien al respecto. El ministerio nacional debía redactar, luego de consultas previas a las jurisdicciones y amplios sectores del ámbito nacional, los lineamientos curriculares de la Educación Sexual Integral. Desde que éstos fueron aprobados por el Consejo Federal de Educación, en mayo de 2008, Santiago cuenta con la libertad para adaptar dichos lineamientos a su realidad y contexto, como es el caso, por ejemplo, de Ciudad de Buenos Aires y Córdoba, que ya han diseñado sus manuales específicos.

- ¿Qué compromisos deben respetar?

- Si bien la ley y los lineamientos curriculares reconocen el derecho a la adaptación de los mismos a sus realidades y contextos, en la introducción de los lineamientos se señala también claramente que "el respeto por las diferencias es concomitante con el respeto a los acuerdos básicos que expresan la aprobación de dicho documento.

En el mismo se postulan algunos criterios rectores: una concepción integral de sexualidad, una clara perspectiva de los derechos humanos, una atenta disposición a impartir conocimientos rigurosamente validados por los avances científicos, y una predisposición a alcanzar acuerdos con las familias de alumnos y alumnas.

Comentá la nota