Educación sexual en el Chaco, una materia pendiente en las escuelas

En la provincia, referentes de la Iglesia y de Educación se mostraron a favor de que los niños y jóvenes reciban información respecto a educación sexual, pero desde una visión «integral» del ser humano y sus relaciones.
Las consecuencias del enfrentamiento entre la Iglesia y el Ministerio de Educación de la Nación por el Manual de Educación Sexual que impartió la cartera educativa para los docentes, llegó hasta la provincia. En el Chaco, referentes de la Iglesia y del área educativa consideraron necesario que este tema sea tratado en las aulas, pero desde una visión «integral» del ser humano y sus relaciones, que actualmente sólo se remite a la visión fisiológica de la sexualidad.

el «todo»

Desde la Iglesia el padre Jorge Lestani se manifestó a favor de una formación sexual «integral» para los niños y jóvenes en las aulas. «No sólo lo fisiológico, sino también lo sentimental, lo relacional, el valor del rol familiar», expresó el prelado.

Además señaló que es cuestión de «perder el miedo», y negó que «la Iglesia se oponga a la educación sexual», aclarando que el problema se da cuando «no se diferencian las cosas» y se mezclan las cuestiones. «No hay que demonizar» la situación, sino «avanzar», expresó.

Desde el Centro de la Medida de la Seguridad Educativa (Cemse) dependiente del Ministerio de Educación, su titular, Héctor Franco, consideró que «todos los materiales de apoyo son útiles, pero no son cuestiones que se definen, sino que cada comunidad elige» desde qué visión exponerlo, haciendo referencia al manual distribuido por la cartera educativa nacional.

Asimismo aclaró que en el Chaco la educación sexual se da desde un punto fisiológico, «el viejo método de los profesores de biología, que no se imparte como algo integral», aclaró. Franco consideró que el quid de la cuestión «pasa por vernos como adultos y observar cómo el tema de la sexualidad es ignorado» y desde allí «brindar respuestas de adultos» frente al interés de los niños y jóvenes.

Franco manifestó que desde el Cemse explican a los docentes la importancia de responder «frente al interés de los alumnos». «El docente tiene que dar respuestas como adulto, pararse y poder responder, aclarando las cuestiones». El titular del Centro expresó también la importancia de que la educación sexual sea impartida desde un punto «integral», no sólo fisiológico, sino desde un «todo, como es el ser humano».

EL MANUAL

La polémica guía impulsada por el Ministerio de Educación de la Nación, llamada «Material de Formación de Formadores en Educación Sexual y Prevención del VIH/SIDA» despertó el malestar en la Iglesia, desde donde el arzobispo Héctor Agüer lo rechazó y consideró «neomarxista» y con una «dogmática atea».

Desde la provincia, Franco valoró que «este recurso representa un apoyo» y que «cada comunidad le dará la óptica que considere», pero lo importante es que representa «la posibilidad de abrir la jugada». Además señaló que servirá a los educadores como base, para poder tener un sostén desde donde responder.

¿Cómo se da en las

escuelas chaqueñas?

Según precisó Héctor Franco, del Centro de la Medida de la Seguridad Educativa, en la provincia no se utiliza ningún manual ni guía con la metodología o las formas para que los docentes impartan la educación sexual en las aulas.

Asimismo precisó que se utiliza el «viejo método de los profesores de biología, que lo exponen no como algo integral», es decir, que se toma primordialmente la visión fisiológica, y no a la sexualidad como un «todo, al igual que lo es el ser humano».

Comentá la nota