Educación en proceso de construcción

En enero comenzó la construcción del edificio donde funcionará una escuela para adultos.

El proyecto es impulsado por el MTC y abrirá sus puertas el próximo mes.

La idea empezó a tomar forma en los últimos meses del año pasado. En ese momento comenzaron las reuniones para planificar un proyecto que se encuentra a semanas de concretarse.

Se trata del bachillerato para adultos que el Movimiento de Trabajadores Comunitarios (MTC) pondrá en funcionamiento en el barrio Ameghino desde el próximo mes.

A partir de enero comenzó la construcción del aula donde se dictarán las clases, ubicada en el terreno que la organización social tiene en ese vecindario.

Desde el punto de vista pedagógico, continúan los encuentros con el objetivo de terminar de definir los contenidos de cada materia y la orientación de la escuela en su conjunto. En una nota publicada por este bisemanario a fines del año pasado, los responsables del proyecto detallaron que se trata de una propuesta educativa convencional en algunos aspectos, y diferente en otros. En cuanto a las asignaturas, no existirán innovaciones con respecto a otros establecimientos. Los estudiantes cursarán 10 materias en total. Los nombres suenan familiares: matemática, lengua, inglés, comunicación, psicología, historia, artística, educación cívica, biología y computación.

Los cambios estarán relacionados con la forma de abordar cada materia y con la relación educador-estudiante. En este sentido, los contenidos estarán estrechamente vinculados al entorno de los estudiantes, con la intención de generar conocimientos que puedan ser aplicados en la vida diaria. Se buscará, además, establecer una relación horizontal entre los dos actores del proceso educativo.

El bachillerato estará abierto para aquellas personas que no hayan terminado el secundario. Como requisito de inscripción, los interesados que tengan entre 17 y 25 años deberán presentar el título de 9no. año. En adelante, el certificado de terminalidad del viejo séptimo grado. Los responsables de la propuesta informaron que aún hay cupos. Las inscripciones se realizan todos los sábados en el local que el MTC tiene en el barrio Ameghino, ubicado en la calle Cerritos, entre avenida Storni y Rojas.

La escuela tendrá una duración de tres años y otorgará certificados oficiales.

TRABAJOS INTENSIVOS

Sobre la metodología de construcción, Agustín Burgos explicó que “organizamos el trabajo mediante jornadas solidarias que vienen llevando adelante compañeros que van a estudiar y otros que van a ser docentes”.

“Lo tomamos como una instancia más del trabajo de la escuela. Es parte de adquirir una dinámica de trabajo colectivo. No es sólo pegar ladrillos sino aprender saberes que muchos no tenemos. También partir del concepto de que todos aprendemos juntos”, agregó.

El trabajo más intenso se realiza los sábados, en jornadas dobles donde algunos se dedican a la construcción y otros a la planificación pedagógica.

En estos momentos, existe una tercera tarea: la de juntar fondos para solventar un proyecto autogestionado. Como se informó desde este bisemanario, los docentes del bachillerato no cobrarán por desarrollar esa tarea. Tampoco se cuenta con financiamiento estatal.

Por esta razón, a fines del año pasado se realizó una cena en el Club Atlanta con el propósito de juntar el dinero para dar inicio a las tareas. Semanas después comenzaron a circular bonos solidarios a un valor de 5 pesos. El próximo sábado 28, también en el Club Atlanta, se llevará a cabo una cena solidaria, cuya tarjeta tendrá un valor de 10 pesos (se pueden adquirir llamando al 02323- 15604811).

“En este momento estamos necesitando ventanas y chapas para el techo. Las paredes están casi levantadas, nos falta el trabajo de terminado”, dijo Burgos.

Comentá la nota