Una red por la educación

Es una multisectorial de la educación, conformada para "defender la educación pública" y denunciar la actual política educativa de la ciudad. La integran gremios, estudiantes, padres, cooperadores y diversas asambleas. Anuncian jornadas de lucha.
"Necesitamos la unidad de la comunidad educativa para defender la educación pública de las políticas que lleva adelante el gobierno de (Mauricio) Macri y (Gabriela) Michetti." Miembros de sindicatos y asambleas docentes, de centros y coordinadoras de estudiantes terciarios y padres y representantes de asociaciones cooperadoras de la ciudad de Buenos Aires ayer presentaron en sociedad la primera Red por la Educación Pública. El objetivo fundamental de la iniciativa es "poder llevar a cabo acciones de lucha coordinadas con todos los actores involucrados en el proceso educativo. Pese a que hay diferencia entre nosotros, existe un peligro aún mayor que es la gestión PRO", aseguró Pablo Cesaroni –presidente de la cooperadora del Normal 7 de Almagro– al dar inicio al encuentro.

El polideportivo Martina Céspedes, en el barrio porteño de San Telmo, fue el escenario elegido para el lanzamiento de la nueva Red por la Educación Pública. Dentro de un diminuto salón de clase, una veintena de hombres y mujeres improvisó una conferencia de prensa. "Nos veníamos juntando, sobre todo en las movilizaciones, pero nos dimos cuenta de que debemos formalmente unir todos los reclamos y pedidos. Porque es la única manera de ser escuchados", dijo a Página/12 Hernán, futuro maestro e integrante de la coordinadora de estudiantes terciarios, en la previa a la presentación.

Antes de dar a conocer sus propuestas en pos de solucionar la problemática de la enseñanza en la ciudad y, con la clara "intención de diferenciarnos ideológicamante", los integrantes de la Red primero dispararon sus críticas sobre la política pública educativa del gobierno PRO. Fue el secretario general de UTE, Eduardo López, el encargado de romper el hielo: "Lejos de mejorar la calidad de la enseñanza en todos los niveles y modalidades, la educación pública es degradada permanentemente, tanto en sus aspectos pedagógicos como en la administración de los recursos materiales." Según López, los ejemplos abundan: "Que el jefe de Gobierno llame al maestro vago o que mienta en cuanto al sueldo que percibe un docente es una forma de bastardear la educación pública", destacó el gremialista.

Poco después, fue Hernán quien relató su experiencia estudiantil dentro de "la política educativa macrista". Para el alumno del Normal 4, del barrio de Caballito, "con el nuevo plan de estudio impuesto por la actual gestión porteña, estudiar es cosa de ricos". Porque "la mayoría de las asignaturas son a contraturno y las becas, las viandas, los subsidios o las residencias pagas para los estudiantes de bajos recursos brillan por su ausencia –dijo–. Por lo tanto, cursar el magisterio y trabajar al mismo tiempo es una odisea".

De forma democrática, Pablo esperó su turno para exponer sus propias ideas: "El desafío es mostrar que la lucha es una sola. La educación no es sólo un reclamo de los maestros o de los estudiantes". Entonces, el presidente de la cooperadora del Normal 7 aseguró que "si un docente está mal pago, repercute en toda la red social". En favor de la unidad, el lunes 8 de junio, se llevó a cabo la primera reunión de la Red, donde se expusieron los puntos centrales de la discusión por "la enseñanza pública". "Aumento del presupuesto educativo y un cambio profundo en la infraestructura escolar es lo mínimo e indispensable para una educación de calidad en la ciudad", dijo Pablo.

Pese a que algunos sectores de la comunidad educativa –como las coordinadoras o centros de estudiantes de alumnos secundarios– "todavía no se han hecho presentes como colectivo dentro de la Red, creemos que la representación que estamos teniendo es muy fuerte", confirmó, no bien comenzó su exposición, el secretario general del gremio docente ADEMyS, Manuel Gutiérrez. Fue Gutiérrez el encargado de explicar las futuras acciones de la Red: "Primero, le vamos a pedir como colectivo educativo una reunión al ministro de Educación porteño (Mariano Narodowski). Después, a cada uno de los bloques de la Legislatura le vamos a exigir que se respete, por ejemplo, la Ley de emergencia edilicia. Y, como estamos en lucha, tenemos la intención de realizar movilizaciones en julio y agosto próximos", concluyó el hombre de ADEMyS.

Comentá la nota