Con educación, el interior reduce accidentes de tránsito

Luque ya es un pueblo con "accidente cero". En San Francisco bajó la cantidad de traumatizados en el hospital. Elena fue premiada por su novedoso programa.
A diferencia de lo que ocurre en la ciudad de Córdoba, las localidades del interior están llevando a cabo con buenos resultados campañas de concientización y control para evitar los accidentes de tránsito.

Un ejemplo contundente es la localidad de Luque que, desde hace tres meses, es un pueblo con “accidente cero”. En su zona urbana no se han registrado siniestros viales desde mediados de setiembre, cuando inició una intensa campaña de controles, luego de un mes de educación.

“El crecimiento de los accidentes, especialmente en los meses de verano debido al uso de las motos, nos alertó de que debíamos lanzar una campaña seria para frenar esto”, explicó Lucas Valiente, secretario de Gobierno de Luque (departamento Río Segundo, 100 kilómetros al sudeste de la Capital, sobre la ruta provincial 13).

Desde agosto de 2007 a agosto de 2008 hubo 19 accidentes en Luque. En 14 de ellos intervinieron motocicletas. Desde hace tres meses, cero. Las cifras no son altas, pero son números importantes en un pueblo de cinco mil habitantes.

Además, estas iniciativas apuntan a generar conciencia entre la gente, sobre todo entre los más jóvenes que son los principales usuarios de motos, los vehículos protagonistas de la mayoría de los accidentes.

Estas campañas se repiten en la ciudad de San Francisco y Elena. En el primer caso, un fuerte programa de control de las motos redujo el número de accidentados internados en el hospital.

En tanto, Elena fue premiada por la asociación civil Luchemos por la Vida por su tarea de prevención y control que logró bajar el número de infractores.

En Luque, el municipio fue asesorado por la Dirección de Prevención de Accidentes de Tránsito de la Provincia para llevar adelante el Programa de Seguridad Vial y Conciencia Ciudadana.

Las tareas iniciaron en agosto con una campaña de concientización. “Lanzamos el personal a la calle para difundir las nuevas normas y sensibilizamos a la población con dos charlas, una para todo publico y otra para alumnos. Pensamos que la población debía estar informada antes de empezar a sancionar”, señaló Valiente.

Durante esta etapa, los inspectores les labraban el acta a los infractores, pero a sus domicilios no les llegaba la multa sino folletería preventiva.

También se dictó un curso de inspector de tránsito para la región y se regularizó la flota de remises para brindar un servicio más seguro.

A su vez, el municipio instaló una pista de manejo para que los alumnos de los primeros grados de la primaria aprendan las normas de tránsito a bordo de un auto a baterías.

“Fue una herramienta de educación muy buena y masiva. Participaron los 800 alumnos de las dos escuelas primarias”, comentó Valiente.

También se trabajó mucho con las bicicletas. “En los pueblos, los ciclistas son muy propensos a no cumplir las normas de tránsito. Pudimos revertir esa situación”, señaló el funcionario.

A controlar. A partir del 16 de setiembre comenzaron los controles permanentes en la localidad. Se labraron unas 300 multas en tres meses. Dos tercios de ellas fueron a motociclistas o acompañantes que no usaban casco.

En el ranking de infracciones siguieron: conducción sin licencia (39), estacionamiento en lugares prohibidos (12), falta de elementos de seguridad (10) y falta de documentación de vehículos (9). Se secuestraron 18 motos.

“Cuando comenzamos con los controles fuimos muy estrictos. Si no tiene casco se quita la moto. Nadie se quejó, lo que nos hace pensar que la gente es más consciente y que informamos bien”, analizó el funcionario.

Accidente cero

Tres meses. Luque lleva tres meses sin accidentes viales. En ese tiempo se labraron unas 300 actas de infracción, la mayoría a motociclistas.

Educación. Durante un mes se concientizó a la gente con folletos y avisos publicitarios. También se dieron charlas para jóvenes y se instaló una pista de manejo para niños.

Inspectores. Se dictó un curso de operadores de tránsito. Egresaron 30 inspectores de toda la región. Se regularizó la situación de los remises.

Comentá la nota