Educación: una gran deuda de las provincias

Educación: una gran deuda de las provincias
Según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento se mantiene la brecha de inversión educativa
A pesar del aumento del financiamiento educativo, que pasó entre 2005 y 2007 de $23.400 a $43.800 millones no se han modificado las desigualdades entre las provincias, tanto en la inversión por alumno como en el esfuerzo que realizan para financiar la educación, según un estudio realizado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC).

La Ley de Financiamiento Educativo sancionada en el año 2005, establece el aumento de la inversión educativa hasta alcanzar el 6% del PBI en 2010. Ese fue un primer paso pero no sería suficiente para mejorar la calidad educativa.

"Recién en la próxima década se podrán advertir cambios en los resultados" sostiene el documento de CIPPEC realizado al inicio del presente ciclo lectivo.

Y agrega: "El gran desequilibrio determinante es la desigualdad de recursos fiscales por habitante que tienen las provincias."

Los números están a la vista. Mientras en Tierra del Fuego el gasto educativo por alumno estatal es de $ 7.171, en Salta es de $ 1.497; mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el gasto es de $ 4.972 en Misiones es de $ 1.596 y mientras en Neuquén es de $ 4.519, en Corrientes es de $ 1.919. Son solo ejemplos de una brecha permanente que se acentúa.

En relación al porcentaje del gasto total de cada administración, Buenos Aires invierte el 34,3% de su presupuesto mientras que Santa Cruz invierte el 11,2 % y gasta $ 4.204 por alumno estatal. Entre las que mayor porcentaje de su presupuesto gastan en educación se encuentran Corrientes con el 29,9%, Santa Fe con el 28,9 %, y Río Negro con el 27,9%. En el otro extremo, después de Santa Cruz La Rioja destina 17,5% del presupuesto y Santiago del Estero y San Juan 20,3 %.

Según el documento elaborado por CIPECC, la causa de las diferencias de partidas destinadas a la educación es "la enorme injusticia de la distribución de la coparticipación, que perjudica de forma extraordinaria a algunas provincias y beneficia a otras de manera arbitraria."

Por otra parte se señala que entre los años 2006 y 2007 se cumplió la meta de financiamiento educativo lo que implicó "un gran incremento del esfuerzo financiero nacional y provincial por la educación", según los números analizados.

Por otra parte, se evaluó la relación entre los alumnos del sector privado y la matrícula pública. Según datos del Ministerio de Educación, solo en dos distritos se mantuvo el porcentaje de alumnos en colegios privados: Córdoba y Tucumán. En la provincia de San Luis y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en cambio, el sector privado perdió 1,6% y 0,2% respectivamente. En el resto de los distritos, entre los años 2002 y 2006, aumentó el número de estudiantes en colegios privados. En Buenos Aires, la provincia con mayor traspaso, subió 4%, mientras que en San Juan subió 3,9%, en Río Negro 3,4% y en Catamarca 3,3%.

Las provincias donde la movilidad de alumnos del sector privado al estatal no alcanzó un punto del total de la matrícula fueron Santiago del Estero, Chubut, Tucumán y Córdoba.

En este contexto y a pesar de las cifras, no hubo más que dos provincias con 180 días de clase en 2008.

De hecho más de la mitad de los distritos, 16 exactamente, iniciaron el ciclo lectivo 2009 con paros. Entre todas esas provincias, los docentes de la provincia de Río Negro recién hoy comenzarán a dictar clases luego de más de un mes de conflicto, de no haber iniciado el ciclo lectivo 2009 y de haber mantenido piquetes desde el mes de febrero para llamar la atención de las autoridades. (Ver recuadro)

Según cifras del Ministerio de Educación de la Nación el año pasado solo Chubut y la provincia de Buenos Aires cumplieron con los 180 días que establece la ley. Este año la Ciudad de Buenos Aires, Corrientes, Chaco, Jujuy, Neuquén, Río Negro, San Juan y Santiago del Estero ya no cumplirán el objetivo.

Según el informe de CIPPEC, la desigualdad también es evidente en los salarios docentes que "afrontan todavía una gran deuda histórica, por su depreciación, sufrida principalmente entre 1976 y 2003".

Aunque toma datos de haberes brutos hasta diciembre del 2008, la brecha queda a la vista: un maestro en Santa Cruz gana casi $ 2.800 más que los maestros formoseños, últimos en la escala nacional. El análisis señala que desde la crisis de 2001 los salarios docentes del conjunto del país aumentaron un 247% en términos nominales y un 23,7% en términos reales mientras que en el año 2008 los salarios docentes aumentaron un 30,4% en términos nominales y un 8,5% en términos reales.

Comentá la nota