Educación no descarta pedir la conciliación obligatoria con la UEPC

El ministro Walter Grahovac dijo que se apelará a la ley en caso de haber más paros. Gremio y gobierno, citados el jueves a Trabajo para buscar una salida al conflicto salarial.
El ministro de Educación, Walter Grahovac, dijo que desde el gobierno "no descartamos ningún instrumento legal" para resolver el conflicto con los docentes, cuando se le consultó si se estaba analizando pedir la conciliación obligatoria ante la Secretaría de Trabajo, en caso de que los paros de los educadores se profundicen y se pierdan más días de clase.

"El primer paso será dado el jueves, día en que fuimos convocados junto a la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) por la Secretaría de Trabajo", luego que se le pidiera "interpretar" el acuerdo firmado en febrero pasado con los educadores, en relación a la cláusula que establece que la discusión salarial sólo se abrirá en 2009, únicamente cuando "una situación de emergencia" lo amerite.

En el acta-acuerdo de referencia "queda establecido que la UEPC mantiene la capacidad de reclamar en lo que resta del año la constitución de la comisión de Política Laboral y Salarial Docente

-se ratifica la cláusula 5ª del acta-acuerdo del 22 de febrero de 2008-

y en caso de una situación de emergencia -cláusula 3º de la presente acta-acuerdo-, las partes se reunirán inmediatamente", sostienen desde el sindicato de docentes.

En una asamblea que tuvieron los educadores el viernes de la semana pasada decidieron parar los días 15 y 16 de setiembre, una medida de 48 horas, que elevará a diez la cantidad de días de clase que se perdieron si se suma una semana más de vacaciones de julio concedidas para prevenir la gripe A, dos paros a principio de año, uno la semana pasada, y dos la próxima. A esto habrá que sumarle en setiembre otros dos días sin clases, el del Dia del Maestro y el Día del Alumno.

Sin embargo, Grahovac consideró que este tiempo se podrá superar sin necesidad de extender el ciclo lectivo ni dictar clases los sábados, con un plan "que estamos haciendo con los inspectores y los directores generales, donde el concepto será el de recuperar los contenidos", y "no de castigar a nadie". El ministro expresó que no está en el ánimo del Ministerio recuperar clases los sábados, porque ésta se trató de una experiencia que intentó realizar el ex gobernador radical, Ramón Mestre, pero que "fue un fracaso y no dio resultados".

El ministro de Educación de la Provincia expresó que "las clases están fijadas para terminar el 11 de diciembre" y la idea del plan es -en caso de no continuar la conflictividad por aumentos salariales- trabajar sobre los contenidos.

En caso de que los días de paro continúen, analizará la Provincia el dictado de la conciliación obligatoria, un recurso legal que ya aplicó el año pasado a fin de año, también con los docentes, para evitar que se sigan perdiendo días de clase. Además del paro de 48 horas, con movilización a partir de las 10, la UEPC definió un cronograma de acciones que darán comienzo pasado mañana, con asamblea y abandono de tareas de dos horas por turno "con acciones gremiales en toda la provincia y participación en la manifestación juntamente con los cuerpos orgánicos organizada con los gremios estatales". En tanto, el martes 22, jueves 24 y viernes 25 habrá asambleas en las que se definirán los pasos futuros.

Los docentes recibieron un aumento de aproximadamente el 11% a principios de año y ahora reclaman otro del 10%, junto con el Sindicato de Empleados Públicos y el gremio de Legislativos. Cuentan con el respaldo de la Unión de Personal Superior (UPS). El sector donde más repercuten las asambleas y paros es en el de la salud. El Polo Sanitario de la Provincia es donde se registraron la mayor cantidad de protestas y cortes de calles.

Esta semana también será con conflictos, caos céntrico, y pasado mañana el SEP prepara una movilización hasta la Casa de Gobierno para reclamar un aumento (también en el orden del 10%), que la Provincia afirmó que no está en condiciones de pagarlo.

Comentá la nota