Eduardo "Tito" Romero admitió que los Kirchner le dieron una mano

La estrecha relación entre negocios y política característica de la familia Romero fue divulgada por el propio director de El Tribuno, Roberto Eduardo Romero (Tito), en un artículo publicado por su matutino el miércoles pasado.
Romero informó allí que el jefe de gabinete Aníbal Fernández intervino en la venta de El Tribuno de Tucumán a Ámbito Financiero: lo hizo ofreciéndole a los compradores publicidad oficial.

Aunque el director del diario salteño no lo dijo explícitamente, la intervención de Aníbal Fernández apuntaba a hacer más atractiva la compra por parte de Ámbito del matutino que aparece en Tucumán.

Escaso de ventas y de publicidad, El Tribuno de Tucumán se había convertido en un quebradero de cabeza para los Romero, que optaron por desprenderse lo más rápidamente posible del proyecto con el que habían soñado competir con La Gaceta de Tucumán.

La intervención del gobierno de los Kirchner en la venta de la versión tucumana de El Tribuno-concretada este año- no se había informado hasta el momento.

Romero dio esa información a propósito de una versión que había lanzado al aire Radio Continental sobre el triple crimen.

Su periodista Paulino Rodríguez había informado el martes pasado que un tal "Menchi" -señalado como uno de los responsables de los asesinatos- estaba refugiado en Salta, en la casa del hermano del senador Juan Carlos Romero.

El director del diario, entonces, pidió salir al aire para negar que alguien estuviera refugiado en su casa. En la entrevista transcripta por el diario, Tito Romero admitió que "Menchi" -de quien no informó nombre y apellido- medió en la venta de El Tribuno de Tucumán a Ámbito Financiero, lo mismo que Aníbal Fernández.

El director de El Tribuno adjudicó la noticia a fuentes vinculadas al jefe de gabinete, Aníbal Fernández, quien, según su interpretación no le perdona al matutino salteño su postura federalista y en defensa de los intereses de Salta.

Comentá la nota