Eduardo "Loco" Rossi: un trabajador social, que ha sabido sembrar sueños para cosechar realidades a través de que ha sabido sembrar la cultura y el deporte

Inculcado desde su seno familiar sobre la importancia que tiene el esfuerzo y la dedicación, Eduardo "Loco" Rossi ha sabido llevar una vida volcada al deporte, para traspasarla desde la conformación de una propia familia, a ser un dirigente social que lucha por la inclusión social de cientos de jóvenes aborígenes que han pasado a formar parte de la Fundación Aborígenes Rugby.
Fanático coleccionista de motos, artefactos y todo tipo de objetos de guerra –y próximo creador del único museo con esas características en la zona-, Eduardo Julio Miguel Rossi –"Mucho nombre para que me digan "loco" comentó con ironía-, de 52 años, casado y padre de dos hijos, es oriundo de Gualeguaychú, Entre Ríos. Hijo del matrimonio conformado por Julio Fernando Rossi -abogado y escribano Nacional- y Clotilde Tuduri de Rossi- ex directora de Cultura de la Provincia de Formosa, y creadora de los murales de Canal 11 y 5 de Octubre-: "A mi entender, una de las mejores directoras de la provincia", enfatizó.

Pero como sucede en la vida de muchas familias, la Rossi se vino de Entre Ríos a Formosa por cuestiones personales, y fue entonces que Eduardo cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 58, y la secundaria en el Colegio Nacional "Juan José Silva", y sin poder olvidar esos momentos recordó con una memoria admirable a quienes lo formaron: "Ellos han marcado un camino en mi vida, como los profesores Solís, Aguirre, Marilín González, Hugo del Rosso, Ramón Fraixedes, Rucchinsqui entre otros, gente noble y buena que educaban"

Pero como hablar de "El Loco" Rossi sin ingresar al mundo del Rugby. Deporte que caracteriza la persona de quien dejó ingresar muy amablemente a su hogar a El Comercial: "Soy uno de los jugadores fundadores de Aguará Rugby Club, -pero rápido se corrigió- bueno no soy fundador, porque cuando era chico a los 14 años me acuerdo que andaba prendido de los pantalones de Guillermo Echeverría, quien si es fundador, y yo siendo más pequeño le hacía mandados con tal de andar con ese grupo".

Pero el deporte ya marcaba su vida desde pequeño, siendo jugador de fútbol en sus comienzos: "Más que armador de punta era sacador de punta, porque más o menos te tallaba cuando pasabas al lado mío". Es por ello que fue Guillermo Echeverría quien lo empujó en sus inicios en el rugby, deporte que lo marcó de por vida hasta los días de hoy.

Para hacer una breve reseña de su carrera, -la cual no es para nada corta-, él ha sido jugador de equipos de la provincia, de la región, y jugó de manera profesional en Francia, España y Gales, participando además de diferentes seleccionados internacionales.

Pero empecemos diciendo que a los 14 años en el 72 jugó en la categoría 4 y 5 de Aguará, además jugó en equipos del nordeste, en el 76 y 77 jugó para el Seleccionado del Colegio Militar, desde el 77 hasta el 83 jugó en la provincia de Rosario y participando en el seleccionado de dicha ciudad, dando su gran salto al rugby europeo en el país de España en la primera división, -y en el Seleccionado de Jugadores Extranjeros de España-, ahí pasó a jugar 5 años en Francia, tanto en primera como en segunda división, y después pasó a Gales para jugar 1 año.

Vuelta a Formosa

Pero siendo jugador todavía en Europa, el sueño de entrenar a los chicos aborígenes en Formosa ya estaba dando vuelta por su cabeza, es por ello que en su último año como profesional en Francia y renovando contrato por dos años más decidió abandonar todo para empezar lo que hoy es "su vida":

"Todo el mundo pensaba que era una quimera, una mentira, y el trabajo se hizo, hoy por hoy somos los campeones locales del año pasado en primera división y en inferiores, y ya es una realidad. Me atrevo a decir que tenemos el mejor complejo deportivo de Formosa con un dormi-club con capacidad para 25 personas, tenemos un salón comedor, sala de conferencia, dos vestuarios, 6 baños para damas y varones, lavanderías, cocinas y hasta un depósito", agregando además:

"El club comienza a funcionar con el primer partido oficial el 3 de marzo de 1993, fue contra Aguará, perdiendo 30 a 5, realizando el primer try del club Omar Caballero".

¿Pero donde inició esta idea?: "Jugando en Francia el Mundial de Clubes en el 85 yo veía que había un montón de jugadores que uno había visto en revistas, y son aborígenes renombrados y los entrenadores de ellos me dieron el temple y me motivaron para realizar este trabajo.

Históricamente esto lo inicié yo como forma de integración racial y social, a través de un deporte como lo hicieron en otros lugares del mundo, debido a que este es el mejor método de integración social, deportivo y cultural, a través de un deporte tan disciplinado como es el rugby".

Agradecimientos y algo más

Al ser consultado sobre cómo ve que se ha insertado el rugby en los jóvenes aborígenes expresó: "En los jóvenes aborígenes se ha insertado muy bien, hay gente que se quiso quedar con nosotros y hubo gente que no se quiso quedar, porque han dicho que aprendieron todo de mí, pero ellos querían hacer su rugby propio, sin la presencia de la gente blanca, me parece muy bien, y cada persona tiene su punto de vista.

Porque yo vivo y existo gracias a la ayuda que me dan los amigos y la gente, por ser buen hombre y buena persona, y no dejo de nombrar al Dr. Gildo Insfrán –calificándolo de un tipazo-, a la contadora Inés Vecchieti

–nombrándola como un hada madrina-, al contador Julio Monrrobel, al ing. Salón, a la gente del IPV –nombrando que tienen un sistema de integración laboral con el club, facilitándole el ing. Muraccioli plazas laborales para que los chicos puedan trabajar mientras juegan al rugby-, "Simplemente yo trato de integrar a través del deporte formando cada día hombres de bien", además aclaró que él recibe la ayuda de sus amigos, peronistas, radicales y midistas –Mid-: "Porque aclaró, yo no soy político, yo trato de servir a la patria produciendo cada día mejor".

Pero su trabajo ya ha dejado de ser solamente un vínculo con el deporte: "Yo ya dejé de ser un dirigente deportivo, todo aquel que diga que soy dirigente deportivo está equivocado, yo soy un dirigente social y deportivo, eso me lo dijeron en Francia cuando se presentó mi película

"La quimera de los héroes" –premiada en 6 oportunidades-. Pero también eso es un espectro de la cultura que debo volcarla a los chicos, porque el rugby es un deporte rudo, agresivo y difícil, y es por ello que, como contrapartida debo demostrarle todo lo que aprendí en el seno de mi casa, y trato de formarlos en los tres estadíos del ser: Saber Ser, Saber Estar, y Saber Hacer", demostrando de esta manera, que él trabaja en forma constante para mejorar la calidad de vida de los jóvenes aborígenes, no sólo en el aspecto deportivo.

Ideología

Al preguntársele sobre como lo recibió la comunidad aborigen cuando inició con su trabajo, enfáticamente expresó: "Me gusta lo que hace el gobernador, porque él se involucra con la gente, porque hay que estar con la gente, y estoy cansado de otros sabandijas –indicando por otros políticos- que van cada cuatro años a molestar prometiendo cosas y después se borran, y los dejan peor que antes, no sólo con la desesperanza sino con la promesa no cumplida de algo que pactaron y no lo cumplieron, y la mayoría de los tipos que van ahí lo hacen cada 4 años, hablan de un pasado glorioso, augurando un futuro venturoso, y olvidándose del miserable presente. Yo nunca voy a dejar de agradecer al doctor Menem –aclarando "me hago cargo de lo que digo"-, él estuvo siempre, constantemente con nosotros, apoyándonos, dándonos una mano con el inmenso Eduardo Amadeo. Ahora la primera vez que quise tener contacto con Kirchner, me llamó a mi casa un ministro de primera línea para insultarme –conversación que tiene grabada-, y yo estaba con cuatro chicos aborígenes, y puse el teléfono en altavoz porque creí que nos iban a felicitar y me insultó.

Eso lo hace un tipo mentiroso y cobarde. Por eso yo soy un enamorado de mi gobernador Gildo Insfrán, y lo defiendo a muerte, porque él hace lo que dice, y dice lo que piensa, y eso se llama ser testigo. En la vida tenés dos clases de tipo, el testigo y el apologista, yo soy un testigo porque hago lo que digo y digo lo que pienso, y el apologista hace todo lo contrario".

De esta manera, con una firme convicción de trabajo, de responsabilidad, de respeto, de educación y de integración social, el "Loco" Rossi ha sabido lograr innumerables logros con el Club Aborigen, ganando torneos locales, regionales y hasta viajando a Nueva Zelanda:

"Yo para hacer las cosas soy muy determinado, tengo un lujo que es la convicción y este es el lujo que se dan los hombres determinados. Siempre recuerdo en la 4 de Aguará campeona, teníamos una cosa: "mucho ardor y determinación", y eso es algo que me forjó mucho, nuestro entrenador Guillermo Echeverría siempre decía que para ser una cosa nunca hay que acortar el camino, sino que hay que hacerlo lo más largo posible así uno va viendo los problemas que te da la experiencia, porque la experiencia es la madre de los logros en la vida.

Y cuando empecé con esto tenía burlas de todas partes, hasta me decían que iba a lucrar con los aborígenes, que iba a estar dos años y nada más, y hace 19 años que estoy, y está dseclarado de interés municipal, provincial y nacional", finalizó diciendo.

Comentá la nota