Eduardo Costa: la política tiene que servir para que la gente viva mejor.

El flamante diputado electo habló con La Opinión Austral. Expresó sus preocupaciones y también su perspectiva del futuro. Más allá de reconocer las limitaciones de un cargo parlamentario, aseguró que ello no influirá para trabajar en pos de su principal objetivo "generar recursos y trabajo para Santa Cruz".
Pasaron casi dos semanas de las elecciones que lo tuvieron como el ganador. Se fue la euforia. Eduardo Costa asegura ante La Opinión Austral que "nada me ha cambiado", reconoce que, si bien ha bajado el frenesí que impone una campaña electoral, sigue "de la misma manera, trabajando, conversando con la gente y siguiendo la problemática tanto sea del tema de la pesca, como del petróleo y de las finanzas".

Pone el énfasis en que su principal preocupación es la necesidad de generar empleo, pero es consciente que no es quien gobierna. Reclama cambios de rumbos y asegura que la ciudadanía no puede esperar al 2011 para eso. "Los cambios deben hacerse aquí y ahora" sostiene.

Eduardo Costa asume un compromiso: el de trabajar con todo su empeño para que lleguen inversiones a Santa Cruz y que las mismas se traduzcan en mejor calidad de vida para la gente. "La política sirve para que el vecino viva mejor, pueda cumplir sus sueños, sus esperanzas, para que sus hijos puedan tener un futuro" sostiene y advierte que la fuerte acumulación que hoy ostenta el oficialismo no ha servido, desde su punto de vista, para garantizar esa calidad de vida.

Coincide con el gobernador que la industrialización es el camino y adelantó que trabajará para que se pueda generar "el mejor instrumento legal" para que las industrias vengan a radicarse a Santa Cruz.

Pasadas las elecciones ¿Cuáles son hoy sus principales preocupaciones?

Mi principal preocupación hoy es cómo uno genera trabajo y cómo contribuyo en esta etapa a ayudar en esa generación de empleo. Porque cuando vos estás en campaña y te ponés en contacto con la gente, la gente te demanda trabajo, en gran medida, y el tema es que, si bien uno está en una tarea legislativa y no tiene injerencia directa, debemos ver cómo ayudamos a generarlo porque la demanda es hoy. Que a un vecino o una vecina no le alcanza el dinero para pagar la boleta de gas o para llevar pan a su casa es hoy, no dentro de un año o cuando asuma el 10 de diciembre de 2009. Así que yo tengo que trabajar desde hoy.

Entiendo que hoy desde un cargo legislativo no tengo los instrumentos para dar solución rápida, ejecutiva. Porque tenés los marcos de soluciones que pueden darse desde legislación que proponga cambios, pero en realidad desde el punto de vista de la solución para mañana, son muy pocas las herramientas que uno tiene. Pero eso no impide trabajar para lograrlo.

Cómo cree que la gente toma esa falta de herramientas, ¿va a entender?

Sí, se entiende, porque uno lo ha explicado. No dejamos de tratar de colaborar con cada uno que se acerca, claro, esto es limitado. Pero eso es justamente el sentido de la política, el poder generar las condiciones para que lleguen las soluciones.

Hay reclamos de la gente que pueden estar a nuestro alcance darles solución, y que a veces es sólo cuestión de gestión. Por ejemplo, en el marco de la campaña pudimos conseguirle trabajo a unas 25 personas y no dentro de mi empresa, sino a partir de contactos, gente que te pide trabajo, gente que te dice que necesita trabajadores y uno lo que hace es conectarlos y así solucionas problemas.

Nuestro compromiso ya empezó. Pidiendo lo que la provincia necesita, trabajando para cambiarla. Vamos a buscar gente que quiera invertir en Santa Cruz, colaborando en generar las condiciones. Vamos a trabajar en esa ley de promoción industrial para ver si podemos aportar para que sea un instrumento atractivo y gestionar y ayudar al vecino en todo lo que podamos, estando al lado de él.

Trabajan en el proyecto político de cara a un futuro manejo de la cosa ejecutiva. ¿Cómo imagina que llega la provincia al 2011?

Creo que hay varias cuestiones que son importantes que nosotros debemos cambiar en la provincia. Hay que ir trabajando en varios frentes, y algunas deben ser desde ahora, por eso dijimos la necesidad de una auditoría a las operadoras y de transparentar los permisos de pesca, son dos cuestiones que son generadoras de trabajo y generadoras de más ingresos a la provincia.

Y en ese sentido ¿cómo evalúa la postura del gobierno ante las operadoras?

Si hubo "chantaje" de las operadoras las tendría que haber denunciado. Insisto, el gobierno tiene instrumentos, hacer una auditoría para verificar el cuadro de situación y ejecutar. Este es el punto.

El hecho de que todavía figure la Nación en los contratos tampoco es una dificultad. Si queda de manifiesto en una auditoría que se incumplió el contrato me parece que no hay ningún impedimento para rescindirlo. De hecho es la línea que ha utilizado la Nación con Aerolíneas, con el Correo Argentino, con Aguas Argentinas, con los ferrocarriles. Es decir, incumplimiento de contrato, rescisión del mismo y recuperación del activo por parte del Estado.

Hidrocarburos y pesca son dos de los temas y ¿qué más?

Modificar cuestiones institucionales, como ley de lemas, diputado por pueblo, el Consejo de la Magistratura. ¿Por qué? Porque si nosotros podemos dejar plasmado en la Cámara de Diputados la diversidad de opiniones, seguramente la toma de decisiones es mucho mejor, porque a través de la Legislatura, que es el órgano de contralor del Ejecutivo, se pueden plantear cuestiones que mejorarían o darían visiones diferentes de algunos problemas, que tienen que tomar la decisión se enriquecería de eso. Hoy esa situación no se da.

¿Y por qué creer que hoy el oficialismo resignaría poder?

Porque está comprobado que la hegemonía no nos ha hecho bien. Acá durante el año 1991, cuando asume Kirchner, la provincia estaba casi como está hoy, en una situación de crisis financiera. En ese momento había que ordenar y se requería de mucho poder para hacerlo, y rapidez y ejecutividad. Y los santacruceños votaron para darle más poder para solucionar rápidamente esos problemas.

Así se hicieron las modificaciones en la Constitución y en las Instituciones para lograr la hegemonía que tenemos hoy. Ley de Lemas, reelección indefinida, diputado por pueblo, modificación del Consejo de la Magistratura… Pero hoy el presidente de la Nación, el Congreso nacional, el gobernador, la Legislatura provincial, salvo una intendencia, el resto de las intendencias, todos los concejos deliberantes, Poder Judicial… todos responden al mismo color político. Más poder, imposible, y esto no ha redundado en una buena administración del gasto público, en mayor transparencia, en mejor calidad de vida para el vecino, en más trabajo, en más futuro, en más desarrollo. O sea, pese a todo este poder, pese al muchísimo dinero, la gente no vive mejor. ¿Entonces, de qué sirvió esa hegemonía? La política debe servir para que el vecino pueda cumplir sus sueños, sus esperanzas, para que sus hijos puedan trabajar, tener un futuro y eso, con todo ese poder, ¿lo tenemos? No. Entonces hay que hacer los cambios en este sentido.

¿Cómo ve el tema del endeudamiento?

Si la Cámara de Diputados tuviera el 40% de representantes de la oposición como fue el total de votos que se sacó, hoy habría entre 9 y 10 diputados y la discusión sería totalmente diferente que con cuatro. Hoy sabríamos porqué nos estamos endeudando, podríamos saber las cuentas del 2008 y ver en qué se ha gastado. Hoy sabríamos si hubo eficiencia en el gasto de los dineros públicos. Porque si nos vamos a endeudar en 2 mil millones, la pregunta es ¿por qué? ¿En qué se gastó la plata? Y me parece que esto es sumamente importante, si no hay transparencia de cómo se gasta el dinero, no habrá eficiencia en el gasto.

Creo que este pedido de endeudamiento de 2.000 millones de pesos es un problema, que no nos damos cuenta hoy, pero nos va a afectar a futuro, porque en algún momento hay que pagarlo y eso nos va a quitar capacidad de maniobrabilidad a futuro.

Debemos mejorar nuestros ingresos. Ahora, la provincia de Santa Cruz hace cinco años que no fiscaliza las regalías. De acuerdo a especialistas que trabajaron con nosotros eso implicaría entre 1.500 y 2.000 millones de pesos de regalías mal liquidadas, del 2004 a la fecha. Estas son estimaciones, pero ahí tenemos un nicho de ingresos.

Después hay que sentarse para ver cómo se está gastando, y esta discusión no se está dando, por eso es tan importante tener estos mecanismos de transparencia.

Pero con una Cámara en la que la relación es 20 a 4 y la Constitución dice que necesitan 16 votos para la aprobación, son pocas las expectativas de una discusión. Vamos a ir al recinto y pediremos información para tratar de saber cómo nos estamos endeudando, si está bien que lo hagamos, cuál será la tasa que vamos a pagar, si va a ser en pesos o en dólares, si es en dólares cómo nos aseguramos la diferencia cambiaria, y va a surgir la votación, 20 a 4 y listo. O sea, no va a existir esta discusión. Lamentablemente.

¿Si fuera gobierno, qué es lo que haría?

Ya lo hubiese hecho. Porque si estamos en crisis, nadie llega a una situación de crisis de un día para otro. Uno la va viendo, la va analizando mes a mes, uno lo ve y puede prever con anterioridad y para eso uno hace los presupuestos.

Si hubiésemos empezado a trabajar antes en los hidrocarburos, antes en generar alternativas de trabajo en la pesca, hubiésemos cuidado los gastos, no sé si hubiésemos gastado para tapar canteras o en movilizaciones para la campaña, como cuando fui a Perito Moreno y había más de 200 funcionarios circulando en un acto oficial. Creo que hay que actuar con más racionalidad.

El 11 de diciembre, ya en su despacho, en la Cámara de Diputados, ¿qué es lo primordial para usted en materia legislativa?

Lo primordial hoy es discutir la ley de Coparticipación. Y esto implicaría más dinero para la provincia y en eso es positivo que hoy haya gobernadores que lo reclamen.

Otra cosa que también es importante, es cambiar el régimen de Coparticipación, dentro de la provincia. Y eso es sumamente importante porque hay localidades que no tienen dinero ni para hacer una vereda por las suyas, con lo cual no tienen autonomía y eso hace que las soluciones a los vecinos tarden mucho más.

Volviendo a la Argentina, se deben volver a generar las condiciones para que vuelvan los capitales a invertir en el país y así generar más trabajo.

Se dice que a partir de la nueva composición del Congreso las inversiones para Santa Cruz habrá que batallarlas más, ¿Está de acuerdo?

Yo preguntaría ¿en qué ha beneficiado a Santa Cruz la composición actual?

Si hoy no vienen los fondos es porque en realidad las prioridades del Gobierno nacional estarán en otro lugar. Yo estoy convencido que las obras que están presupuestadas para Santa Cruz, como el interconectado, las represas del río Santa Cruz, y la Mega Usina, son obras que son importantes para la Argentina, ya que el país sigue teniendo problemas energéticos, por que éstas dos últimas obras son importantes para generar una mayor oferta y mejorar la matriz energética en el país. Por lo que la única manera en que estas obras no se hagan será porque el país no tenga dinero, no por otra cosa.

¿Cómo ve el país hoy, incluso desde su visión de empresario?

Yo creo que el país hoy tiene problemas, pero somos un país con una gran capacidad de respuesta, me parece que lo que no puede pensar nadie hoy en todo el país es que existen soluciones mágicas, inclusive para acá.

Yo creo que el progreso es posible, que cada uno de los vecinos puede vivir mejor, pero esto requiere de trabajo, requiere de esfuerzo. No existe esto que de la noche a la mañana vamos a pasar a vivir mejor. Que otorgando superpoderes para que venga alguien tipo Superman que nos haga de la noche a la mañana vivir mejor, tampoco existe. Creo que el esfuerzo para que a todos nos vaya mejor, es que entre todos pongamos el esfuerzo.

Quien hoy conduce la provincia, administrando lo mejor posible, cuidando los dineros que son de todos. Los padres dándole valores a sus hijos, los hijos estudiando, los docentes dando lo mejor de sí, los empresarios invirtiendo, asumiendo riesgos, los trabajadores dando todo el esfuerzo. Es decir, la construcción es de todos, acá no hay soluciones mágicas…

Comentá la nota