Editorial: Preguntas

Corre el reloj para la definición de las listas de candidatos a concejales y consejeros escolares. Todos quieren acomodar su nombre en una posición expectante, porque pretenden ocupar una banca y representar a los lujanenses.
Se supone –y sólo se supone- que ese apuro no tiene un correlato con las propuestas que cada postulante debería traer bajo el brazo. Se supone –y sólo se supone- que cada potencial edil o consejero acarrea una larga lista de iniciativas que defender desde el Concejo Deliberante o el Consejo Escolar. Es la pretensión de mínima que se teje alrededor de cada candidato.

Postularse para un cargo y asumir con propuestas prácticas que atiendan a las necesidades de los ciudadanos es el reclamo que se repite ante la inminencia de cada elección. Y ese reclamo seguirá siendo el mismo hasta tanto las acciones de quienes asumen se vinculen con sus promesas.

Ya hemos expresado desde este mismo espacio que hablar de mayor seguridad, más atención sanitaria, cuidado del medio ambiente, planificación para la explotación turística, políticas que ayuden a los sectores de escasos recursos y atención especial en la educación, son consignas de escuela primaria, de manual Kapelusz, elementales y sencillas hasta para el más improvisado de los candidatos.

Las iniciativas de los candidatos deben ser superadoras de estos conceptos básicos y atender a las demandas reales que Luján tiene pendientes desde los años en que hasta Miguel Prince se podía candidatear asegurando que él representaba un cambio o la seguridad de "obras completas".

Las redes de agua y cloacas de la ciudad están colapsadas y miles de hogares están en lista de espera para recibir el servicio. ¿Qué aporte puede hacer un concejal para superar esta demanda?

La empresa Curtarsa sigue con su producción y su agresión al medio ambiente desde el corazón urbano de la localidad de Jáuregui. ¿Los concejales seguirán siendo testigos y cómplices de lo que sucede, o pueden abonar a una salida duradera?

En el Hospital Municipal Nuestra Señora de Luján la terapia intensiva para adultos sigue siendo la eterna promesa, pero en el día a día pueden llegar a faltar gasas o bisturí. ¿Los ediles tienen algo que decir y hacer al respecto?

La Terminal de Ómnibus hace años que tiene frenada cualquier inversión porque los actuales inquilinos trabaron un juicio con la comuna. A ello se suman los centavos que pagan los concesionarios de las unidades balnearias, porque la mega licitación de todo el sector jamás llega. ¿Algún concejal logrará destrabar este rompecabezas a través del cual a Luján se le esfuman miles y miles de pesos por mes?

El Jardín Maternal María Niña, dependiente de la Municipalidad, funciona de prestado de hace años, con un alquiler que pende de un hilo y sin otro espacio dónde caer con sus aulas, sus chicos y sus docentes. ¿No debe el Concejo acercar propuestas que ayuden al Departamento Ejecutivo, o sólo se trata de despotricar para la tribuna?

En el Concejo Deliberante hay situaciones laborales incorrectas ligadas al órgano deliberativo de modo directo o indirecto y que se conocen pero no se denuncian. ¿Los que ingresen seguirán mirando para otro lado por aquello de no pisarse la manguera entre bomberos, o denunciarán asumiendo los costos de no ser hipócritas?

Son algunas preguntas, algunas situaciones vigentes. A menos de dos meses de las elecciones, este espacio de opinión abre el juego hacia los lectores, que podrán participar a través de nuestra página web y agregar sus consultas, sus urgencias.

Quizás, con herramientas sencillas como las preguntas directas logremos mejorar la oferta de campaña y la respuesta en las urnas. Sería en beneficio de todos.

Mayor seguridad, más atención sanitaria, cuidado del medio ambiente, planificación para la explotación turística, políticas que ayuden a los sectores de escasos recursos y atención especial en la educación, son consignas de escuela primaria, de manual Kapelusz.

Comentá la nota