Editorial : La persona indicada, en el sitio indicado

"Ese tema lo trabaja Loterías y Casino", dijo, como suele decir el gobernador Daniel Scioli, cuando este medio le preguntó en qué quedó el pedido público de la intendenta Graciela Rosso para que cierre el Bingo Luján por considerarlo nocivo para la comunidad lujanense.
Scioli siempre responde así y seguramente por eso no ha parado de crecer en la "mediopelo" política actual. Con decir que "está trabajando" cree que evade cualquier otra responsabilidad.

En el hipotético caso que Loterías y Casino esté trabajando en el tema, no es garantía de nada. Al contrario. Un rápido repaso por diferentes fuentes de información indica que Daniel Scioli sostiene como interventor de ese organismo a un sujeto "multi denunciado".

Este fin de semana el diario Perfil volvió sobre un tema que ya había tratado, entre otros, el diario Crítica de la Argentina. Luis Alberto "Chiche" Peluso es el interventor del Instituto de Lotería y Casinos de la provincia de Buenos Aires. Y días atrás sumó una nueva causa judicial en su contra –que involucra a su jefe, Daniel Scioli–, ya que su esposa figura como representante de apostadores millonarios en Las Vegas.

La Comisión de Juego del Estado de Nevada publica en su web que la esposa de Peluso, Carmen Adelardi, fue formalmente recibida en la Reunión Anual del organismo en 2008, como agente independiente de los casinos Bellagio, Mandalay Bay Resort & Casino, MGM Grand Hotel/Casino y The Mirage de la ciudad de Las Vegas. Es decir, sería representante de jugadores argentinos y de la región que apuestan miles de millones de dólares en una noche.

El documento oficial del organismo estadounidense fue aportado como prueba en el Juzgado 43 de Instrucción Penal. Y Perfil amplió el hallazgo: otro documento de abril de 2006 donde el propio Peluso visitaba Nevada, como representante de jugadores en esos mismos casinos.

¿En qué consiste ese negocio? Los agentes independientes o representantes de jugadores juntan apostadores fuertes, los llevan a los casinos de Las Vegas y mediante convenios les prestan dinero para que apuesten. Por sus servicios "reciben entre el 10 y el 15 por ciento de lo que pierda cada jugador", explica el empresario del juego y presunto ex socio de Peluso, Oscar Data Robinson.

Como era de prever, a pesar de los documentos oficiales de los Estados Unidos que constatan que Peluso y su esposa se dedican al negocio del juego, el titular de Lotería bonaerense negó enfáticamente que su actividad comercial o profesional tenga algo que ver con el juego.

En el Juzgado de Instrucción Criminal Nº 43 existe una denuncia penal abierta contra Scioli, bajo el número 23.810/09 por "delito de acción pública", por el nombramiento de Peluso en Lotería. La fiscal Areu Franco solicitó este año que se investigue a Peluso por evasión agravada. Según indican los medios de prensa de Capital, el funcionario de Scioli también tiene una denuncia en la UFIC 8 de La Plata por "enriquecimiento ilícito y negociaciones incompatibles con la función pública".

Peluso es el encargado de controlar las actividades de la Lotería, 11 casinos, 46 salas de bingo, miles de tragamonedas y todas las agencias oficiales de la provincia. En teoría, este es el funcionario encargado de analizar el pedido de cierre del Bingo Luján que le realizó la intendenta Rosso al gobernador Scioli.

Que Peluso sea la persona a cargo de estas tareas, parece un chiste, una broma de mal gusto, un libreto de ficción de poca monta. Pero es la triste realidad.

Comentá la nota