Editorial: Las noticias deben ser otras

“La intendenta de Luján y candidata a presidenta del PJ local, Graciela Rosso, denunció hoy que un grupo de desconocidos baleó su domicilio (Infocielo)”. “Rosso denunció que alteraron padrones (Agencia la Provincia)”. “Tras la denuncia por la alteración de padrones del PJ, la intendenta de Luján dijo que balearon su casa” (Télam). “En Luján, Miguel Prince se consagró ganador luego de que la intendenta Graciela Rosso se bajó a último momento, tras varios hechos de violencia (La Nación)”. “La intendenta denunció irregularidades y ordenó un sumario para empleados municipales (Presente)”. “En Luján, la interna del PJ se vive a los tiros (Crítica Digital)”. “En Luján no sólo hay misas (Página 12)”.
Lo que se expone es apenas una muestra de las noticias que aparecen en los buscadores de internet si uno por estos días rastrea información con palabras claves como “Graciela Rosso”, “Miguel Prince”, “Luján”, “Interna del PJ”.

En la edición anterior se señalaba desde este mismo espacio que hay sólo dos responsables de que Luján trascienda las fronteras locales con información que se refiere a tiros, amenazas, atentados.

Rosso explicó que bajó su lista de la interna peronista porque estaba en riesgo la seguridad de los vecinos de Luján. ¿Lo explicó la intendenta o la candidata del Partido Justicialista? Al margen de ese “detalle”, por el bien de ese partido, pero aún más de la comunidad local, esas denuncias no deben perderse en el olvido.

Sólo se logrará dar un paso hacia la transparencia y la construcción de una ciudad mejor si la intendenta consigue dar con los culpables del atentado contra su casa y de las amenazas de muerte contra un par de dirigentes de su sector, como así también de la falsificación de los padrones. Caso contrario, la seriedad de la máxima autoridad local entraría en un lamentable cono de dudas.

Miguel Prince, en tanto, tiró al cesto esas declaraciones que sonaban sinceras hace un año, en las que hablaba de “un año o más de ostracismo total, de reflexión, de aporte de consejos y experiencia alejado del día a día político”. Y en su reaparición mediática desplegó su honestidad brutal al admitir en una nota que concedió a este medio que se vio “entre comillas, obligado” a candidatearse como presidente del PJ porque eran muchos los vecinos que le pedían representar una opción “contra la intendenta”. Por un lado adelanta que su prioridad será el diálogo, pero por otro acepta que su reconstrucción partidaria nace en contra de la gestión actual.

Luján necesita que Rosso esté preocupada y ocupada en los problemas cotidianos, que pasan a kilómetros de distancia de la elección de autoridades para un partido político. Y mucho más lejos de las denuncias de amenazas, tiros y presuntos fraudes.

Y el Partido Justicialista, en todo caso, necesita de dirigentes que entiendan que la responsabilidad mayor, cualquiera sea el rol circunstancial que les toque ocupar, es la que marca una de sus máximas: primero la patria. En este caso, la patria chica, Luján.

Comentá la nota