EDITORIAL - La cultura de los derechos humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es tanto la consecuencia del crimen más atroz registrado en nuestra historia como la formulación de una serie de pautas que permiten evaluar y orientar el desenvolvimiento de los ordenamientos políticos.Aprobada el 10 de diciembre de 1948 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, esta Declaración es el pilar de una cultura de los derechos humanos que se asienta en el aprendizaje colectivo de la noche más oscura de la humanidad: el exterminio masivo causado por el régimen nazi. El significado de la nómina de derechos formulados se vincula a la preservación de libertades, dignidades y garantías indispensables para todos los integrantes de la familia humana.

Esta enumeración contenida en la Declaración de la ONU impulsó la inclusión de los derechos humanos en las legislaciones estatales y en el armado de un dispositivo protectorio internacional, pero además de este proceso de positivización jurídico, los derechos fundamentales pasaron a convertirse en una pauta de evaluación -y por lo tanto, también de crítica- de la legitimidad de las decisiones y acciones estatales. De esa última manera, en un mundo de plurales morales e ideologías, los derechos humanos alcanzaron, por su capacidad comprensiva, inspiradora y sintetizadora, el estatuto de un criterio universal de justicia.

Hace seis décadas, la comunidad internacional también debió nominar y contribuir a la prevención y a la sanción del crimen más atroz, el genocidio. Así, y después de Auschwitz, la lucha contra los exterminios masivos orienta, a pesar de todas las deficiencias que persisten, el imperativo categórico de nuestra época: nunca más genocidios. El valor de los derechos humanos nuestra sociedad lo sintió con crucialidad durante la experiencia de terror vivida durante la dictadura militar. Y las lecciones de la historia contemporánea muestran que la cultura de los derechos humanos y la legitimidad democrática son dos dimensiones complementarias y necesarias para la realización de las aspiraciones de justicia.

Tras los crímenes nazis, la Declaración de los Derechos Humanos -que hoy cumple seis décadas- se convierte en la base de una nueva cultura, que tiene la aspiración de preservar la dignidad de todos los seres humanos por igual.

Comentá la nota