Ediles de Santa Rosa quieren cobrar asignaciones familiares

Dicen que corresponde y quieren hacerlo retroactivo al año en que asumieron. El Ejecutivo asegura que no es legal y que necesitaría 240 mil pesos para pagarles.

Desde hace algunos meses, los concejales de Santa Rosa le vienen reclamando al Ejecutivo municipal el pago de las asignaciones familiares. Los ediles ya le mandaron tres notas al intendente y aseguran que es un beneficio que les corresponde cobrar; dicen que ya lo hacen Junín y Luján y, además, quieren hacerlo retroactivo al momento en que cada uno de ellos asumió el cargo, algunos, como en el caso del demócrata Diego Maure, en el 2004.

Desde el Ejecutivo señalan que por cobrar una dieta, a los concejales no les corresponde percibir asignaciones familiares, dicen que hay jurisprudencia de la Corte al respecto y que, de todos modos, "los ediles tendrían que decir de dónde vamos a sacar la plata porque en la Municipalidad no nos sobra un peso".

Según las notas que ingresaron en el Ejecutivo, al menos cuatro de los diez ediles santarrosinos reclaman que la Comuna les pague las asignaciones familiares. Ellos son Diego Maure (PD), Gustavo Muñoz (PD), Jorge Abraham (cobismo) y José López (PJ), y piden el pago retroactivo al año en que ingresaron al Concejo.

"Parece que son cuatro, pero en realidad no sabemos quiénes estarían en condiciones de cobrarlo porque no hemos analizado la situación de cada concejal", dijo Héctor Núñez, asesor de Hacienda de la comuna y completó: "Lo que sí hemos calculado es cuánto dinero haría falta si todos los concejales estuviesen en condiciones de reclamar y la cifra supera los 240.000 pesos, un dinero que la municipalidad no tiene".

Desde el Concejo señalan que en 2004 se incluyó en el presupuesto un ítem para que se les pague a los ediles el salario familiar y la dieta. En su articulado esa ordenanza establecía que el intendente, los funcionarios y concejales cobrarían, de ahí en más, un porcentaje del sueldo del Gobernador.

"Desde entonces todos los años eso se ha ratificado, con lo que también queda incluida la asignación familiar, aunque hasta el momento ningún concejal la haya cobrado", explicó el presidente del recinto, Walter Fredes (UCR).

Sin embargo, desde el Ejecutivo señalan que el presupuesto "es la única ley con vencimiento", que su vigencia va de enero a diciembre y que no alcanza con ratificar algo en el presupuesto siguiente para que tenga validez, "sino que hay que especificarlo claramente y eso no se ha hecho", comentó Diego Maures, jefe de Gabinete.

Además, el Ejecutivo cita un fallo de la Suprema Corte de Justicia del 2005, cuando en el expediente 'José Pellegrini contra la municipalidad de Junín', se lee: "La dieta de los concejales constituye un reconocimiento de los gastos que le ocasiona el desempeño de sus funciones, pero nunca una retribución por la prestación del servicio como si se tratase de una relación laboral".

Amparados en este fallo es que el intendente sostiene que no corresponde el pago: "No es legal porque ellos cobran una dieta, es decir que no hay una relación laboral que lo justifique. Además, el Tribunal de Cuentas no lo avala y no voy a firmar algo que después tenga que devolver de mi bolsillo. Por otro lado, creo que no es ético: para afrontar la crisis, en Santa Rosa los funcionarios nos hemos bajado el sueldo 10 por ciento y también le hemos reducido el sueldo en 12,5 por ciento a los contratados. Todo para ahorrar plata, poder hacer alguna obra y pagar los sueldos y resulta que los ediles quieren cobrar más".

Desde el Concejo señalan que los ediles de Junín y Luján ya cobran asignaciones familiares, pero además recuerdan que la ordenanza del 2004, que habilitaba el cobro de esos beneficios "fue votada también por el actual intendente y por el jefe de Gabinete, que entonces eran concejales. Falta coherencia para no querer borrar con el codo lo que se firmó con la mano", dijo uno de los concejales. Salgado aceptó haber votado en el 2004 la inclusión de las asignaciones familiares a los ediles, pero aseguró que nunca la cobró.

Comentá la nota