Ediles no quieren ni hablar de una suba en el precio del cospel

Ediles no quieren ni hablar de una suba en el precio del cospel
Un acuerdo salarial entre trabajadores y empresarios del sector puso en alerta a concejales. Oficialistas y opositores renegaron de la versión. El titular de Aetat aclaró que, por ahora, no harán ningún pedido formal.
Con solo mencionarles la palabra se les levanta la temperatura. Ayer, bastó un rumor para que los concejales se alarmaran frente a la posibilidad de que ingresara un pedido de aumento en el precio del cospel.

La novedad recorrió los pasillos del edificio de San Martín y Monteagudo. A media mañana, los trabajadores del sector y los empresarios del transporte público de pasajeros llegaron a un acuerdo salarial, que implicará el pago de $ 300 en dos cuotas. Además, acordaron aguardar el desenlace de las paritarias nacionales, en las que se discute respecto de un incremento de $ 500 en el sueldo básico.

“No hay nada de eso”, aclaró el presidente del Concejo Deliberante, Ramón Santiago Cano (PJ), cuando LA GACETA le consultó respecto de un pedido de aumento del cospel por parte de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat). Sin embargo, su aclaración de poco sirvió para calmar los exaltados ánimos de algunos de sus pares frente a la novedad.

“En qué país viven”

“Rotundamente no; en qué país viven. Encima de los aumentos de la luz, del gas y del agua, ni hablemos del cospel. Solucionemos el tema de la luz primero. No se puede hablar de más aumentos de ningún tipo”, se quejó, indignado, José Costanzo (Partido Autónomo). El radical José Luis Avignone también se hizo eco de la versión. “Sería una medida fuera de lugar. Me parece que, ante tantos rumores, el aumento se puede terminar dando. No me extrañaría, con todo lo que pasa en Tucumán”, dijo.

El republicano Claudio Viña fue categórico: “no tengo ni que pensar para decir que votaré en contra. Sobre todo ahora, que la gente se está levantando del cimbronazo que significó el aumento de la luz o el de la canasta escolar. Un incremento más sería meterles la mano en el bolsillo a los trabajadores. Mi intuición me dice que, esta vez, los oficialistas van a pensar muy bien antes de levantar la mano”, consideró.

Vaticinio confirmado

En efecto, el presagio de Viña fue potenciado por algunos referentes oficialistas. El propio titular de la bancada justicialista, Eloy del Pino, desestimó la posibilidad de elevar el costo del boleto urbano. “Es inconveniente una medida así; es muy fácil para el empresariado la ecuación ‘suben los sueldos, aumento el cospel’. Con el momento que atravesamos, es menos conveniente subir el boleto, no están dadas las condiciones”, advirtió.

Su compañera de bloque, Teresa Felipe de Heredia, reclamó a los empresarios colaborar con la gente para superar la crisis antes que hablar de aumentos tarifarios. “Es tiempo de que los empresarios más solventes pongan su grano de arena y colaboren con la gente que podría sufrir esta clase de incrementos”, opinó.

José Franco, en tanto, se mostró reticente a autorizar una suba en el precio del cospel, pero dijo que se deberían evaluar los fundamentos de un eventual pedido. “Habría que estudiar y analizar, pero no me parece que por un aumento salarial haya que subir el cospel”, afirmó.

Repercusión del ajuste

Tras la ronda de consulta en el Concejo Deliberante, LA GACETA contactó al presidente de Aetat, Cristóbal Cazorla, para conocer qué había de cierto en el rumor. “Las empresas no están en condiciones de otorgar un incremento salarial, que es el ítem más importante: excede el 50% de la recaudación de cada firma. Por eso, cualquier ajuste tiene una gran repercusión”, expresó.

Detalló que el pago de $ 300 a cada trabajador se afrontará con un subsidio de la Secretaría de Transporte de la Nación pero que, en caso de que se eleven los salarios tras las paritarias, habrá que buscar financiamiento. “Las vías son dos: por subsidios o por aumento tarifario. No descartamos nada, pero queremos ser prudentes y esperar a que haya hechos concretos. Por el momento no haremos ningún pedido al Concejo”, aclaró.

Frente a los dichos del empresario, un edil de la oposición sintetizó con una sentencia popular la sensación reinante: “yo no creo en brujas, pero que las hay, las hay”.

Comentá la nota