Ediles opositores cuestionan el aumento de impuestos municipales

Concejales capitalinos coincidieron en cuestionar el incremento de impuestos municipales del 19% que piensa implementar el intendente Miguel Ángel Isa, por considerar que es inoportuno en un incipiente contexto de crisis económica y que no tiene fundamentos contables.
El oficialismo, por su parte, defendió la necesidad de "actualizar" los tributos para sostener las erogaciones comunales.

"Vamos a votar en contra de esta (ordenanza) tributaria", aseguró la concejala del partido Obrero (PO), Cristina Foffani, quen calificó la suba de impuestos como "un nuevo saqueo a los trabajadores".

La edil criticó que en un contexto de eventual congelamiento de salarios, despidos y suspensiones, Isa pretenda sumar un incremento de la presión fiscal sobre los salteños, a los aumentos que ya autorizó la Provincia en los servicios públicos de luz, agua y transporte.

"Mientras en el resto del mundo hasta los economistas más ortodoxos, recomiendan impulsar políticas que incentiven el consumo, mantengan la oferta y movilicen la economía para afrontar la crisis financiera, el intendente Isa, con este impuestazo lo único que va a generar es mayor recesión y desaliento del consumo", señaló por su parte el concejal del Frente para la Victoria (FPV), Martín Yáñez. El edil recordó que con este aumento, la Unidad Tributaria habrá duplicado su valor en los últimos 4 años.

"En virtud del contexto de crisis, no creo que sea oportuno ese nivel de incremento", coincidió la concejala del Partido Propuesta Salteña (PPS), Cristina Fiore, quien cuestionó la falta de información necesaria para evaluar si la suba de impuestos se corresponde con los mayores costos que tiene la Municipalidad de Salta en la prestación de servicios.

"El estudio de costos, el por qué el aumento de la tributaria no está", evaluó Fiore, y dijo que "el hecho de que todo sube no sirve como fundamento serio y de base para justificar este aumento".

En diálogo con Nuevo Diario, la concejala anticipó que evaluarán la posibilidad de que la suba de la presión tributaria no se dé en todos los impuestos y tasas, ni para todos los sectores por igual.

Una de las posibilidades sería que las zonas 5 y 6 (las de menores recursos) vean incrementada la Unidad Tributaria (UT) del $1,25 actual a $1,60 (y no a $1,90, como plantea el proyecto oficial), mientras que las áreas con mayor capacidad contributiva lo hagan del $1,60 actual a $1,90.

Además, podrían no aplicar los incrementos al Impuesto a la Radicación de Automotores, ni al régimen simplificado de pequeños comerciantes.

Comentá la nota