Ediles oficialistas y Vicente, cerca de acordar agenda legislativa

Ante de concretarse formalmente la fractura del Frente Cívico, el viceintendente y los cuatro concejales del Frente Social por la Ciudad mantuvieron una serie de negociaciones. Acordaron primero el reconocimiento político y luego un trabajo común en los temas prioritarios, como transporte, ordenanza de bares, ampliación de la Terminal y planes sociales. Las cinco ediles cercanas a Vicente todavía no están convencidas.
Los concejales del flamante bloque oficialista Frente Social por la Ciudad (FSC) mantuvieron en los últimos días reuniones con el viceintendente Carlos Vicente, por dos motivos.

El primero fue acordar el reconocimiento de este agrupamiento legislativo por fuera del Frente Cívico. Como ayer se constató formalmente, eso ya aconteció, e inclusive, dio pie al titular del Concejo Deliberante a dar legitimidad política a otra escisión, constituida por cinco concejales con las cuales Vicente mantiene estrechas relaciones.

El segundo objetivo de los encuentros fue la gesta de una relación de consenso para impulsar temas prioritarios para la agenda parlamentaria y sobre todo, la Ejecutiva.

Por ejemplo, marco regulatorio del transporte (precio del boleto, unificación de taxis y remises), ordenanza de bares, ampliación de la Terminal de ómnibus y partidas de desarrollo social.

"La idea es poder darle un marco de consenso a ciertas cuestione prioritarias que le atañen directamente a los ciudadanos, establecer un orden de temas y poder ir abordando rápidamente problemas de la gente que son solucionable desde el cuerpo legislativo de la ciudad", explicó la concejal peronista Virginia Pagnanini, que forma parte del FSC.

El presidente de ese bloque, Gustavo Barrionuevo, también se pronunció en ese sentido y adelantó que la semana que viene podría consumarse una mesa de diálogo con Vicente y las concejales ligadas al él. "La otra semana probablemente nos juntemos con el sector de Vicente y su nuevo bloque para ver si armamos una agenda de temas que puedan dotar de mayor gobernabilidad al intendente", señaló.

Si embargo, no es seguro que las ediles acepten el convite. "Eso es una mentira, nosotras no tenemos nada que ver con ese grupo; es una operación juecista", dijo la concejal Laura Ortiz.

Equipo de outsiders

Ya no quedan dudas que Vicente pegó un portazo en el esquema de Luis Juez, y parece ser el definitivo. Al reconocer la fractura del Frente Cívico, esa alianza perdió demasiada fuerza. Vicente ahora, cuenta con cinco concejales.

Por otra parte, también es verdad que Daniel Giacomino jamás dispuso un número significativo de representantes en el Concejo desde que se peleó con Juez. A partir de ayer tiene formalmente cuatro.

En 2007 intendente y vice jugaban para el mismo equipo, ese que en el Concejo ya no ostenta la mayoría. Los jefes del Ejecutivo municipal ahora son outsiders. No ostentan gran estructura, ni partido. Les quedan dos años de mandato, y para colmo, una municipalidad fundida.

La conveniencia y la matemática indican que nueve concejales, son más cuatro y cinco.

No lo dijeron explícitamente. Pero ellos ya empezaron a sumar.

Giacomino se reúne hoy al mediodía por este tema con los suyos. Delineará estrategia.

Vicente la tiene más difícil. Deberá convencer a su flamante grupo, que viene con aire independentista, antes de la semana que viene.

Comentá la nota