Ediles no interpelarán a Berarducci

El secretario de Gobierno dijo que no tiene inconvenientes en presentarse ante el Concejo.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad de la capital, Walter Berarducci, no puso trabas para concurrir al Concejo Deliberante a brindar las explicaciones que requieran los ediles. Durante la sesión del jueves, el concejal José Costanzo (Partido Autónomo de Tucumán) formalizó un pedido de interpelación al funcionario. Aunque esta solicitud no prosperó, los motivos que esgrimió Costanzo sonaron convincentes, no sólo para sus pares de la oposición, José Luis Avignone (UCR) y Claudio Viña (FR), sino también para tres oficialistas: Teresa Felipe de Heredia, Esteban Dumit y Luis Marcuzzi.

"Si el Concejo define que tengo que concurrir, voy a ir con documentación, para demostrar que todo lo que viene haciendo esta gestión está dentro de la legislación del municipio", señaló. Empero, cuestionó a Costanzo, y sugirió que su pedido esconde motivos políticos. "Muchos quieren lanzarse en una carrera pre-electoral. Estamos lejos de la elección, y es una falta de respeto a las instituciones y a los vecinos hacer esto para posicionarse electoralmente", criticó.

Defensa a un trámite

Berarducci defendió la vía administrativa que recorrió un expediente que avaló un cotejo de precios para la reparación del frente de la Asistencia Pública. Costanzo había denunciado en LA GACETA las que consideró presuntas anomalías. Dijo que dos de los tres oferentes consignaban el mismo domicilio, que dos de los presupuestos presentaban idéntico formato (en diseño de página, espacios y tipografía) y que dos empresas habrían presupuestado por sobre el monto estipulado.

Según Berarducci, que dos firmas funcionen en un mismo domicilio no es inusual. "Son domicilios fiscales, cuya constitución es netamente declarativa para el control de organismos fiscales. Cuando se constituye una persona jurídica, muchos contadores y abogados es constituir el domicilio en sus estudios. No es irregular", aseveró.

Al funcionario, además, no le llamó la atención que dos de las tres empresas sobrepasaran el monto de $ 17.000 ni que la tercera haya presupuestado la obra apenas por debajo de ese monto. "Si todos pautan lo mismo, no tendría sentido la licitación pública o el cotejo de precios", afirmó.

El funcionario, por último, rechazó la sugerencia de que dos presupuestos muestran el mismo formato.

Comentá la nota