Los ediles avalaron una moratoria para deudores de tributos en la capital.

Los empleados afectados a la atención de los contribuyentes percibirán un incentivo económico.

Sin debate y por unanimidad, los concejales aprobaron una amplia moratoria para todas las deudas por tributos y contribuciones con el municipio capitalino al 31 de diciembre de 2008 (con supresión total de las multas), en una sesión monopolizada por asuntos fiscales.

La ordenanza abarca todo el abanico de ingresos fiscales por parte de los contribuyentes: las deudas declaradas; las de planes anteriores caídos; las determinadas administrativamente; las que estén en proceso de cálculo; las originadas en retenciones y percepciones y las provenientes de concursos y quiebras, entre otras.

Como única exigencia, quienes ingresen al sistema de regularización deberán tener pagados todos los tributos durante este año. Los que se adhieran en los primeros 90 días de vigencia de la norma con pago total, se beneficiarán con la condonación del 100% de los intereses que no estén firmes, mientras que si es parcial (por períodos fiscales anuales completos), deberán abonar el 10% de esos intereses. Si se financia el pago, la condonación será del 60%. Un segundo tramo del programa comenzará a correr a partir de los tres meses. En este período, con pago total se cancelará el 80% de los intereses, y si es parcial, con el 70%. Para la financiación, la reducción cae al 50% de este rubro. El tope de cuotas será de 36 meses, salvo casos excepcionales por el monto de la deuda, con pagos mínimos. Por plazos mayores de un año, se pagará un interés de financiación del 0,75% mensual. El programa cae cuando no se pagan tres cuotas.

El justicialista José Franco remarcó que hubo contactos entre los ediles y los funcionarios para definir el contenido de la norma. "Es muy beneficiosa para los contribuyentes, y se trabajó con premura pensando en ellos", dijo. Al justificar su adhesión, Claudio Viña (FR) destacó que la norma beneficia a todos los vecinos. De los ingresos que se obtengan, los empleados de la Subsecretaría de Ingresos Públicos y de la Dirección de Ingresos Municipales recibirán un premio especial, consistente en el 2% del fondo global. Este sobresueldo fue justificado por Viña y por José Luis Avignone (UCR) en la dedicación y el trabajo extra que tendrán los trabajadores de esos sectores. El opositor José Costanzo (Partido Autónomo) votó en contra porque consideró que consagraba una inequidad entre los municipales, similar a la que se produjo cuando el gobernador José Alperovich anunció un pago extra para los viales, medida que luego desactivó.

La coincidencia entre oficialistas y opositores sobre los temas fiscales no fue absoluta. El PJ logró sancionar que el reconocimiento de la tenencia de recursos no declarados antes no sea gravada por el Tributo de Emergencia Municipal, en coincidencia con la política de la AFIP. Viña advirtió que este punto facilita el blanqueo de capitales de dudoso origen, a lo que se sumaron Costanzo y Avignone.

Comentá la nota