Ediles avalan el divorcio de Amaya con Alfaro

El gobernador Alperovich les exigió que no se fracture el bloque oficialista y que se respalde la gestión municipal: todos asintieron. Cano, presidente del Concejo Deliberante, dijo que el intendente demostró su pertenencia al proyecto alperovichista y que tendrá el apoyo del cuerpo.
Después de la hecatombe política que arrasó en la intendencia de la capital, con el alejamiento de los funcionarios vinculados al diputado Germán Alfaro, el alperovichismo ordenó reencauzar las relaciones entre los concejales y que se respalde la gestión del intendente, Domingo Amaya.

La noticia sobre las renuncias del secretario de Gobierno, Walter Berarducci y del subsecretario de Servicios Públicos, Alfredo Toscano, fueron la comidilla del día en los ámbitos políticos. En ese clima, surgieron versiones sobre la posibilidad de que Amaya profundice la "purga de funcionarios alfaristas" para reforzar su lealtad al alperovichismo.

Varias fuentes oficiales consultadas por LA GACETA dijeron que, durante esta semana, las renuncias podrían aumentar con el desplazamiento masivo de subsecretarios, directores, subdirectores y otros colaboradores de menor rango: vaticinan que, en breve, podría cesar una quincena de ellos. Incluso, hay quines advierten que el alperovichismo posee un listado con 93 nombres del personal que llegó a la función pública por recomendación del diputado Alfaro.

De ese modo, se desarmaría toda la estructura política del parlamentario nacional en la capital. Sin embargo, desde la intendencia se advirtió que desarticular toda esa plataforma implicará correr otros riesgos, como el hecho de tener que salir a buscar con premura a casi un centenar de reemplazantes.

Mensaje para tres

Durante el asado del viernes a la noche, el gobernador, José Alperovich, impartió la orden de que el bloque del PJ no se quiebre. Se lo pidió expresamente a los concejales Esteban Dumit (vinculado al diputado nacional, Gerónimo Vargas Aignasse), y a sus pares Noemí Correa (esposa de Rolando "Tano" Alfaro, titular del Ente de Infraestructura Comunitaria) y Luis Humberto Marcuzzi (primo hermano del funcionario provincial).

Marcuzzi dijo ayer a LA GACETA que el trío no romperá la unidad de la bancada. "El gobernador nos ha dicho que trabajemos todos juntos y así lo vamos a hacer", afirmó, tajante. Además, explicó que apoyarán la administración de Amaya. "Nos pidió que acompañemos a la gestión", dijo.

En adelante, el alperovichismo pretende consolidar su liderazgo político sin cuestionamientos desde sus propias huestes.

El edil José Franco, por su parte, resaltó el pedido del mandatario. "El gobernador fue muy claro y categórico al decir que él tiene la conducción política de la provincia y nosotros no hemos puesto en tela de juicio esa conducción", precisó.

Además, Franco resaltó que la relación con el intendente Amaya será normal -dijo-, como venía siendo hasta antes de que estallara la interna peronista. En tanto, el presidente del Concejo Deliberante, Ramón Cano, dijo que las renuncias eran una circunstancia que debía darse. "Amaya está dentro del proyecto del gobernador Alperovich. Entonces, creo que ha hecho, en esta instancia, lo que le correspondía hacer para el proyecto", señaló.

Cano ratificó el apoyo al intendente. "Que sepa (Amaya)que va a contar con el respaldo del Concejo Deliberante, y que también sepa que muchas veces las gestiones necesitan algún tipo de cambio: este es uno de los casos", remarcó. En la misma línea se pronunció Javier Morof. "Comienza una nueva etapa, porque Amaya demostró su pertenencia al proyecto y tendrá nuestro respaldo", aseveró.

Mientras tanto, en la intendencia se prepara para mañana el acto de asunción de Marcos Díaz en la Secretaría de Gobierno. El intendente se llamó a silencio para intentar aplacar el vendaval, al igual que el diputado Alfaro.

Comentá la nota