Ediles de Aguilares no quieren sesionar en barrios

El concejal Sosa propuso que, una vez por mes, el cuerpo elija un lugar fuera del recinto, pero se frenó el proyecto con siete votos en contra. los que se oponen a la iniciativa aseguraron que prefieren no salir del ámbito del recinto porque la gente les pide plata.
Que los concejales salgan de sus oficinas para sesionar en los barrios no es una idea nueva. Es más, en varios municipios del país ya es una práctica común desde hace años. En Santa Fe, Rawson y General Roca, por ejemplo, los ediles salen del recinto -una vez por mes- para debatir proyectos en los barrios (Ver “En General Roca...).

En Tucumán, hasta ahora, no se puso en práctica. Sólo hubo algunos anuncios en la capital, durante la gestión 2003-07, pero nunca llegaron a concretarse. En Aguilares, ocurrió que un concejal presentó un proyecto de ordenanza para que el cuerpo realice sesiones ordinarias, públicas y especiales, una vez por mes en los barrios de esa ciudad del sur tucumano. Sin embargo, los ediles votaron en contra de esa propuesta y argumentaron su negativa en razones de seguridad.

El edil José Alfredo Sosa (Partido de los Trabajadores) había establecido en su proyecto que la dirección de ceremonial del Concejo Deliberante de Aguilares tenga a su cargo la designación del lugar, espacio verde, plaza, centro vecinal, parroquia o predio público para realizar la sesión. Incluso, había propuesto que los propios vecinos efectúen pedidos de sesiones en su jurisdicción.

Cuando el proyecto se debatió en el recinto, Sosa obtuvo el apoyo de los concejales Rubén Balceda (primo del actual legislador Hugo Balceda) y de Paola Fernández (ambos integran el Movimiento Evita).

De ese modo, reunieron tres votos, pero los restantes siete ediles votaron en contra, bajo la presidencia Juan Manuel Cheín (PJ). Esta propuesta se puso en votación en el período anterior de sesiones ordinarias, en abril de 2008.

Por esa razón, ahora el concejal Sosa anunció que volverá a intentar la aprobación de la norma, pero con otra metodología. “Como no podemos superar la mayoría numérica, vamos a iniciar una campaña de recolección de firmas de los vecinos de Aguilares. De esa forma presentaremos otra vez el proyecto en el marco de la denominada ‘Iniciativa Popular’”, afirmó.

Precisó que para que un proyecto de ordenanza sea tratado por los concejales como Iniciativa Popular debe reunir, como mínimo, un total de firmas que equivalen al 20% del padrón electoral que efectivamente sufragó en las últimas elecciones. “Tenemos que juntar alrededor de 3.000 firmas de los vecinos para que el proyecto esté en condiciones de ser analizado en el Concejo Deliberante”, señaló.

Sosa dijo que ya inició conversaciones con autoridades de organizaciones no gubernamentales y dirigentes de centros vecinales para sumar adhesiones. “Hay muchas organizaciones que se han ofrecido para recolectar firmas y que lo presentemos como iniciativa popular”, señaló.

Más respaldos

La concejala Paola Fernández (Partido Proyecto Popular), por su parte, resaltó la necesidad de salir a los barrios. “No sé cuál será el pensamiento de ellos (por los demás concejales). A mí me parece que es correcto ir a los barrios y ver las necesidades de cada uno”, resaltó.

El concejal Balceda, por su parte, aseguró que respaldará la campaña de recolección de firmas para insistir con la ordenanza. “El resto de los concejales no quiere salir a los barrios, porque dicen que la gente pide plata y que si salimos va a ser peor todavía”, resaltó.

Comentá la nota