Los edificios del centro fueron autorizados sin prefactibilidad.

Tal como lo habían advertido los vecinos de la calle Deán Funes, la Municipalidad de Salta permitió la construcción de al menos 7 edificios en el microcentro que no contaban con el certificado de prefactibilidad de los servicios de agua y cloacas.
Vale decir, que se autorizaron edificios sin que se certificara que las redes de agua y cloacas iban a soportar esta mayor densidad poblacional.

Así surge de la respuesta que Aguas de Salta le dio a un pedido de informes del Ente Regulador de Servicios Públicos (ENRESP) a la que tuvo acceso Nuevo Diario, en la que la empresa asegura que de los 10 edificios cuestionados por los vecinos, sólo 4 le solicitaron el certificado de prefactibilidad de servicios, de los cuales aprobaron 3. Esto significa que 7 de esos edificios fueron construidos sin que se garantizara que no iban a provocar inconvenientes en las redes de agua y cloacas.

El informe de Aguas de Salta deja al desnudo la falta de control por parte de la Municipalidad de Salta y de la Comisión Asesora Técnica integrada por profesionales del área, funcionarios comunales y concejales, quienes autorizaron la edificación de las torres de departamentos sin fiscalizar el impacto que pueden generar los edificios en una zona cuyos servicios podrían no estar preparados para semejante densidad poblacional.

De la decena de edificios, sólo tienen la prefactibilidad los edificios de Deán Funes nº 585, el de la intersección de esa calle con el pasaje Mollinedo, y el de Rivadavia nº 441.

En cambio, la empresa le rechazó el certificado al que se construyó en Deán Funes 568, por considerar que la información presentada por los solicitantes resultaba insuficiente para expedirse.

Lo llamativo es que fueron autorizados otros 6 edificios que ni siquiera acudieron a Aguas de Salta para solicitar la prefactibilidad: Deán Funes 534, 537, 550 y 596, Zuviría 566, y Leguizamón 461.

El pedido del ENRESP a Aguas de Salta surgió de los reclamos de los vecinos de la zona, que vienen cuestionando las autorizaciones para la construcción de edificios que, según denuncian, no cumplen con lo dispuesto en los actuales códigos de Edificación y Planeamiento Urbano y ponen en riesgo de saturación a las redes de agua y cloacas de la zona, que no están preparadas para tamaña densidad poblacional.

Comentá la nota