El edificio para instalar el radar en Resistencia estará listo antes de fin de año

La ministra de Defensa Nilda Garré afirmó que "ya está en el país el radar militar donado por España para la vigilancia del espacio aéreo y antes de fin de año quedará listo el edificio de cuatro plantas que se construye en el aeropuerto de Resistencia para instalarlo y ubicar allí el centro de transmisión de datos hacia el centro radarístico de Merlo, en la provincia de Buenos Aires".
La información fue realizada a través de la oficina de prensa de su ministerio, ya que Garré hizo estos anuncios al visitar ayer, acompañada por el jefe del estado mayor general de la Fuerza Aérea brigadier general Normando Costantino, el secretario de Estrategia y Asuntos Militares Germán Montenegro y el jefe del Comando Operacional de las FFAA general de división Daniel Camponovo, la estación aérea de la capital del Chaco.

Las obras que se ejecutan en Resistencia, a cargo del gobierno provincial, permitirán instalar en el edificio —que constará de planta baja y tres pisos— las dos antenas del radar a una altura de 18 metros, el centro de reunión y análisis de la información radarística producida allí y en Posadas, y el centro de alojamiento del personal.

Trabajarán en el lugar alrededor de 80 personas, entre operadores del radar, analistas de la información y personal técnico. Los radaristas cumplirán turnos de seis horas, pero rotarán cada dos horas para descansar debido a la tensión continua que genera este trabajo.

El centro funcionará los 365 días del año las 24 horas; y para eso contará con una instalación eléctrica autónoma a fin de afrontar cualquier inconveniente. El radar será puesto en una plataforma a 18 metros de altura para permitir su acción eficaz en la detección de vuelos ilegales a baja altura, modalidad típica que utilizan las aeronaves que transportan contrabando. A la vez, esta construcción que contendrá al radar está emplazada en un predio con un radio de 150 metros, que fue cercado para seguridad humana como resultado de un estudio ambiental específico. Además, en zonas cercanas no se podrán construir edificios de más de 15 pisos.

En la capital de Misiones existe en la actualidad —como en el Chaco— dos radares móviles utilizados como fijos hasta tanto se instalen los radares españoles. En Posadas se comenzará en pocos días la construcción de las instalaciones físicas para el establecimiento del radar militar fijo, que quedará instalado a mediados de 2010. Entre tanto, allí como en Resistencia seguirán los radares móviles funcionando como fijos.

Los radares móviles cumplirán a partir de esa instalación su rol específico, que es el de ser movilizados para la zona que, por razones de inteligencia, se considere oportuno relevar más intensamente. Toda la información producida por los radares militares y también la que proveen los radares de uso civil instalados en los aeropuertos es comunicada en tiempo real al centro de vigilancia de la Fuerza Aérea instalado en Merlo. De allí, la información pertinente a presuntas actividades ilegales fuera del marco de la Defensa, son transmitidas en tiempo real al Ministerio de Justicia y Seguridad. Esto se acordó en un convenio firmado recientemente entre ambas jurisdicciones, en una acción que por primera vez se realiza en el país.

En 2013 el radar militar argentino

La ministra manifestó también su satisfacción por "el exitoso avance en el desarrollo de un prototipo de radar militar que construye Invap por encargo del gobierno". Garré dijo que el trabajo de la empresa estatal rionegrina "ya ha superado con éxito las dos primeras versiones y está ahora en la tercera".

"Se avanza con mucha eficacia —dijo la funcionaria— y creemos que en 2013 Argentina se convertirá en el primer país sudamericano en producir radares militares". Luego, Garré indicó que "mientras Brasil se especializa en producir centros de comando y control para operaciones aéreas, Argentina se empeña en la construcción de radares militares y esto produce una convergencia en la industria regional sudamericana para la defensa".

Se recuerda que el control del tránsito civil ha quedado, desde el pasado 1 de julio, también en manos civiles a través de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Comentá la nota