EDECAT: Por mes, el déficit es de 1,3 millones

Ayer se realizó el encuentro de funcionarios del Ejecutivo y la firma con la Bicameral.
La empresa EDECAT arrastra un déficit operativo de 1,3 millones de pesos mensuales en promedio, de acuerdo con la información que proporcionaron ayer los directores nombrados por el Gobierno a la comisión Bicameral de seguimiento de las privatizaciones. En parte, esto explicaría la imposibilidad de la firma en hacer frente a distintos compromisos, como el pago a la mayorista del mercado eléctrico, Cammesa. Ello derivó en una deuda de 20 millones de pesos que podría significar la aplicación de restricciones a los usuarios, si es que no se alcanza un acuerdo favorable.

Durante casi cuatro horas, funcionarios del Ejecutivo y los responsables nombrados por el Gobernador en la concesionaria, abundaron sobre la situación de EDECAT, fundamentalmente a partir de que la Provincia retomara, a finales de octubre del año pasado, los derechos políticos de la operadora energética, mediante la ejecución de la garantía prendaria.

En primer término se entrevistaron con la Bicameral el ministro de Obras Públicas, Juan Acuña; el subsecretario de Servicios Públicos, Rafael Assante, y el Asesor General de Gobierno, Guillermo Dalla Lasta.

Los técnicos del Ejecutivo defendieron la medida decidida por el Gobierno, según dijeron, para garantizar la prestación. Una de las primeras preguntas de los legisladores fue la referida al fideicomiso energético, constituido con el dinero que los organismos públicos y los municipios adeudaban a la empresa. El subsecretario Assante detalló que el monto total de ese fondo fue de 32,4 millones de pesos, y que hasta ahora se depositaron unos 23,5 millones. También que EDECAT recibió 5 millones de pesos en noviembre del año pasado para que salde una cuenta con Cammesa.

Explicó que la relación con la firma administrada por la familia Taselli era "muy conflictiva" y mencionó los detonantes que motivaron su desplazamiento de la conducción.

El ministro Acuña, por su parte, calificó la gestión de los nuevos directores como "un calvario", por las "trabas" que realizó IATE, la firma de Taselli que controlaba EDECAT, y las dificultades derivadas de esto.

"Desde que ingresaron los directores del Estado en la empresa, no tuvimos ni una semana de paz", dijo el funcionario.

La reunión fue netamente informativa y algunas de las preguntas que hicieron miembros de la Bicameral fueron elementales. Las únicas intervenciones que despertaron cierta polémica fueron las de los diputados opositores Silvia Moreta y Gustavo Saadi, con cuestiones técnicas que no pasaron a mayores.

Párrafo aparte fueron los cuestionamientos a los Taselli. Los funcionarios contaron incumplimientos y las maniobras de endeudamiento, entre otras cosas. También los embargos que se trabaron sobre cuentas de EDECAT, que dificultó la gestión durante los primeros meses de la nueva conducción.

Comentá la nota