EDECAT, al cruce de la postura oficial

El flamante gerente general de EDECAT, Marcelo Crismanich, cuestionó ayer la postura oficial -esgrimida tanto por el subsecretario Rafael Assante como por el propio Gobernador- sobre un "abandono del servicio" durante la crisis que provocó el paro de los empleados.
"Lo ocurrido la semana pasada fue por problemas de fuerza mayor y de índole sindical, por eso nos extraña mucho cuando hablan de `abandono de servicio`, cuando en realidad nunca lo hubo, y cuando al problema lo produjo un tercero, y eso está debidamente probado", evaluó.

A pesar de que los problemas persistían ayer, aún cuando la totalidad del personal se reintegró a sus tareas, el directivo insistió en que "lo ocurrido fueron atentados en contra de nosotros, ya que en menos de 24 horas de solucionado el problema sindical se terminaron los problemas de servicio, y es por eso que ahora estamos tratando de normalizar la prestación".

En una comunicación exclusiva con Radio Ancasti, Crismanich dijo que "el inconveniente que tenemos es que la gente que está en Miraflores, en las calles, y la que está en El Rodeo, nos está generando un problema, ya que no nos dejan mover las camionetas ni el personal, y esto es lo que nos ha impedido el restablecimiento del servicio en esas zonas".

Recambio

El máximo responsable de la privatizada detalló que se debió cambiar un transformador en El Rodeo, "y después la gente no dejó salir a los operarios al realizar un piquete en la ruta". También aseguró que dialogó con el intendente de Huillapima, Omar Santucho, para pedirle colaboración en la instalación de un transformador nuevo en Miraflores.

Crismanich afirmó que desde el viernes hubo varios de estos equipos que se debieron cambiar, e inclusive dijo que "se debió dejar a grandes clientes sin el servicio de los mismos".

Comentá la nota