Ecuador no le teme a la altura para buscar un éxito vital ante Bolivia

Ecuador podrá aprovechar la apatía de los aficionados locales para apostar a ganador en el cotejo de hoy, en La Paz, ante Bolivia, a las 16 de la Argentina. Pese a la reciente caída con Colombia, Ecuador mantiene buenas perspectivas de clasificación, ya que está dos puntos por debajo del equipo de Diego Maradona, que ocupa la última plaza que da pasaje directo al Mundial.
"Sólo se vendieron 140 boletos el lunes y el panorama no mejoró el martes. Al parecer, a nadie le interesa ese partido en La Paz", informó un vocero de la Federación Boliviana de Fútbol, cuyo seleccionado ya se siente fuera de Sudáfrica.

Otro dato significativo es el triunfo por 2-1 que logró Ecuador en La Paz en las eliminatorias para el Mundial de 2006 en Alemania. El conjunto visitante no siente tan afectado por los 3600 metros de la capital andina, ya que está habituado a competir en los 2860 metros de Quito.

El técnico de Ecuador, Sixto Vizuete, convocó al delantero Edmundo Zura (El Nacional) para cubrir las ausencias de Pablo Palacios, expulsado el sábado pasado ante Colombia, y de Carlos Tenorio, lesionado. "Tenemos que ganarle a Bolivia", expresó Vizuete, que no contará con Néicer Reasco, con dos tarjetas amarillas acumuladas.

El capitán de Ecuador, Iván Hurtado, se planteó objetivos ambiciosos: "Hay que tirar toda la carne al asador. La única opción que consideramos es el triunfo". Ecuador se clasificó para los dos últimos mundiales, algo que antes nunca había obtenido.

"Seremos jueces, eso está claro, ya que no tenemos posibilidades de ir al Mundial. Jugaremos por el orgullo de darle una alegría a la gente", comentó el director técnico de Bolivia, Erwin Sánchez. Con el objetivo de aplicar un esquema y una actitud más ofensiva, el seleccionado boliviano apelará al sistema 4-4-2.

En La Paz, Bolivia consiguió una goleada histórica con el 6-1 a la Argentina, pero no se mostró tan eficaz ante otros rivales. Perdió con Chile y Venezuela, y empató con Colombia.

Comentá la nota