Ecuador suspendió un pago de su deuda y agitó los mercados

Hoy vencen intereses de un bono y el gobierno postergó su pago a la espera de una auditoría sobre la legalidad de lo que se debe. El país presenta buenos números, pero lo afectan la baja del petróleo y de las remesas que envían los emigrados.
Ecuador suspendió ayer temporalmente el pago de 30,6 millones de dólares de intereses de su deuda externa por sospechar ilegalidades, informó el Ministerio de Finanzas. Son intereses del bono Global 2012 que vencían hoy.

"Como hay serios indicios de ilegalidad, decidimos esperar. Pero recursos hay", dijo la ministra María Viteri. El gobierno se acogerá a 30 días de gracia hasta recibir un informe de la Comisión de la Auditoría Integral del Crédito Público (CAIC), que investiga la deuda externa ecuatoriana.

Según Viteri, el plazo de gracia vence el 15 de diciembre y estaba previsto. Los resultados de la CAIC serán evaluados con juristas internacionales, incluidos argentinos, para saber "qué decisión tomará el gobierno en pro de la soberanía, la justicia y la legalidad".

El presidente Rafael Correa, uno de cuyos primeros decretos tras asumir en 2007 fue crear la CAIC, dijo varias veces que sólo pagará deudas "legítimas". La auditoría se conocerá el jueves.

En bonos 2012 Ecuador debe US$ 1.250 millones. Cada bono paga 12% de interés anual. Y cada año, Ecuador debe cancelar 30,6 millones el 15 de mayo y otro tanto el 15 de noviembre. El valor del bono se derrumbó ayer y su interés, que opera en contrario, se disparó a más de 100% por el alto riesgo.Eso afectó a los bonos de la región: perdieron 3% promedio de valor.

En Nueva York, la calificadora de créditos Standard & Poor's "bajó" la nota del país de B- (como la que tiene Argentina) a CCC-, por "la severa incertidumbre relacionada con la voluntad y posibilidad del gobierno de pagar", dijo. Para Lisa Schineller, de S&P, hay "chances de default". También Moody's bajó la nota de Ecuador. Pero las calificadoras de crédito están muy cuestionadas pues les pagan sus clientes y fueron parte de la crisis actual. Por eso el G-20 quiere cambiarlas o regularlas.

"Lo de Ecuador no es una moratoria ni un default", dijo en Quito el analista privado Eduardo Cadena, del Centro de Estudios y Análisis. Es una postergación de intereses aprovechando un período de gracia, a la espera de un peritaje.

Según indicó a Clarín uno de los líderes del oficialismo, el ex ministro de Energía y ex jefe de la Asamblea Constituyente que este año votó una nueva Constitución (refrendada con un rotundo Sí por la población), Alberto Acosta, "la decisión está ligada a que faltan pocos días para conocer la auditoría y se decidió esperar. Hay indicios, y más bien certezas, de que una parte de la deuda es ilegal".

Otra fuente diplomática agregó para este diario: "El cuadro externo de Ecuador es de los mejores de Latinoamérica: debe US$ 13.000 millones, sólo 25% de su PBI, y tiene US$ 7.000 millones de reservas. Además Correa es un economista formado en el Imperio, sabe bien de qué habla y de los riesgos". Aunque nadie sabe cuánto de deuda "ilegal" definirá la auditoría, la fuente arriesgó que no serían una suma sustancial.

La crisis global le pegó por dos vías a Ecuador: bajas del precio del petróleo (que aporta 40% al presupuesto nacional) y de las remesas de emigrados, muchos de los cuales viven en países como EE.UU. o España y, por la recesión allí, mermaron los envíos de ayuda dineraria a sus familias.

"Por 1 dólar que cae el petróleo, Ecuador pierde 40 millones netos. Pero en promedio anual, aún no nos afectó tanto. No sabemos más adelante", dijo Acosta, quien recordó que Correa afirmó que si la caída del precio afectaba la inversión social suspendería pagos de deudas, "pero aún no es ésa la situación", agregó.

El precio del crudo tocó US$ 141 en julio y ahora bajó a 57 el barril.

En cuanto a las remesas de emigrados --una gran cantidad de gente: más de 2 millones sobre una población de 13--, el año pasado llegaron a US$ 3.100 millones. Pero el Banco Central de la nación andina informó que mermaron los envíos por "un fenómeno recesivo en EE.UU. y por las restricciones migratorias en Europa". Y que en enero-junio de este año, los envíos se redujeron en US$ 48 millones de dólares, 8% menos en comparación al mismo lapso de 2007.

Entre 2005 y 2007, el PBI de Ecuador acumuló una suba de 14%, las exportaciones saltaron de US$ 11 a 15 mil millones y el saldo de la cuenta corriente, de 300 a 1.500 millones, de acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal).

Pero si ya en 2007 se notaba un debilitamiento de ese proceso expansivo (en parte, por cambios impositivos en el marco de la Constituyente que afectaron las inversiones, y en parte por una baja en la producción de petróleo), en 2008 se presentan estos problemas.

La deuda ecuatoriana suma US$ 13.000 millones -10.000 externa, la mitad a organismos internacionales, y 3.000 interna- y Correa la bajó a 25% del PBI, dijo ayer el banco estadounidense Goldman Sachs.

En febrero de 2009, por la nueva Constitución, habrá elecciones y Correa buscará ser reelecto.

Comentá la nota