El ECOP: un edificio, distintos conflictos y una misma causa

Cuando surge algún inconveniente en el Edificio Concentrador de Oficinas Públicas es habitual preguntar a quién pertenece, quién debe encargarse de su mantenimiento y quién tiene posesión de las diferentes oficinas. El problema suscitado entre el Tribunal Descentralizado y el Patronato de Liberados puso en evidencia la profundidad de la situación.
Problemas de posesión

Desde principios de enero hasta mediados de la semana pasada tuvo lugar un conflicto por una de las oficinas ubicada en el 1er piso del ECOP. Desde el Tribunal Descentralizado reclamaron a las integrantes del Patronato de Liberados este espacio, dado que a mediados de enero, mientras el órgano educativo estaba en receso, habían ocupado este lugar, donde en los últimos años había funcionado el Tribunal y la Junta Electoral Descentralizada.

Desde el Patronato se argumentó que un funcionario municipal las había autorizado para mudarse a la oficina continua a la que estaban ocupando. Desde el Tribunal se reclamó el lugar, argumentando, mediante acta realizada el 19 de diciembre del 2006 firmada por los inspectores José Vila Pessoli y José Lastra, de la Dirección de Inmuebles del Estado del Ministerio de Economía de la Provincia. Es así que la semana pasada el Tribunal recuperó la oficina.

Pero éste no es el único conflicto “de jurisdicciones” ocurridos en el ECOP. Desde ARBA habrían iniciado un expediente a fin de solicitar todo el primer piso para la repartición, dado que además del Patronato y el Tribunal funciona en el mismo la Escuela Municipal de Ajedrez. Asimismo son numerosas las reparticiones que han incluido los pasillos como parte de sus oficinas.

¿Quién debe realizar su mantenimiento?

En diversas oportunidades, especialmente cuando deja de funcional el ascensor, surge la necesidad de arreglarlo de inmediato, tanto por la cantidad de personal de las diferentes oficinas como por los numerosos saladillenses que diariamente concurren a las diferentes reparticiones.

Al parecer habría un convenio del año 1993 a través del cual la Provincia se comprometía a enviar fondos para mantener el edificio. Fondos que según parece sólo una vez habría enviado.

En una nota publicada por nuestro medio el 10 de octubre del 2006, el concejal Jorge Negri hizo alusión a la responsabilidad que le caben al Municipio y a la Provincia con respecto al mantenimiento del edificio. Negri afirmó: “El edificio es propiedad de la Provincia, pero el que está más cerca es el Municipio para atender las necesidades de las obras. Siempre mostramos voluntad de firmar convenios a través del cual la provincia descentralice los ingresos y nos dé la responsabilidad de administrarlos y mantener el edificio”. Negri sostuvo que la única vez que el Municipio recibió dinero para el ECOP fue en 1995, cuando se recibió un subsidio de unos 100.000 pesos, y con ese dinero se reparó a nuevo el ascensor, se hizo la instalación eléctrica y se colocó el gas natural con un sistema de calefactores.

El concejal de la UCR dijo en esa oportunidad que el Municipio ha decidido solucionar problemas en este edificio porque es una decisión pura y exclusivamente del intendente Gorosito. “Esto tiene que tener un límite, porque si la Provincia se desentiende del todo queda como que es responsabilidad del Municipio. La gente reclama y uno no puede parecer ajeno a los problemas, pero tampoco se puede hacer cargo y responsable de cosas que no corresponden”.

La falta de funcionamiento del ascensor no es el único problema que surgió en los últimos años. Tal es así que en septiembre del 2006, luego de deteriorarse la mampostería de varias oficinas, paredes de los pasillos y de algunos escalones de la escalera, surgió la preocupación de empleados de las diferentes reparticiones sobre la seguridad que tenían dentro del edificio.

Tal es así que en una oportunidad en que Susana Mancinelli se desempeñaba en el Consejo Escolar manifestó que cuando personal de la Dirección de Infraestructura Escolar se hizo presente a raíz del deterioro de la oficina del Tribunal Descentralizado le dijo: “¿Ustedes se hacen problema por las casas (de atrás)? El problema no son las casas sino este edificio. También nos dijo que las escaleras eran peligrosísimas y que había que hacerlas todas nuevas”.

El conflicto suscitado entre el Tribunal y el Patronato quizás sea en el tiempo sólo una anécdota, pero si no se soluciona el tema de fondo los empleados de las reparticiones y los ciudadanos en general continuarán quedando en el medio de un “problema de límites y responsabilidades”.

Comentá la nota