Los economistas piden volver a concentrarse en la inversión

En el primer semestre, la variable cayó entre un 15% y un 20% contra 2008.
El eje de la nueva conducción económica debería estar puesto en el incentivo a la inversión, que en lo que va del año cayó entre 15% y 20% en comparación con el primer semestre de 2008. Así lo señalaron economistas consultados por este diario, para quienes la posibilidad de que la economía local pueda ser reactivada a partir del consumo está agotada.

"La única salida de esta crisis será por la vía de un mayor nivel de inversión, para lo cual hace falta generar confianza desde el Gobierno. Se acabó la época en que se invertía en la Argentina por su extraordinario nivel de rentabilidad", planteó Luciano Laspina, economista jefe del Banco Ciudad de Buenos Aires.

Según recordó Laspina, entre 2004 y 2007 una universidad privada se tomó el trabajo de evaluar el nivel de rentabilidad de las empresas que cotizaban en Bolsa. Los resultados fueron tan extraordinarios, que la propia casa de estudios habría recibido sugerencias de no continuar con ese índice, para evitar llamar la atención del Gobierno. Lo cual no impidió que, dos años más tarde, la mayor parte de esas empresas cotizantes tengan hoy un integrante de su directorio designado por el Gobierno, a través de la Anses que manejaba el flamante ministro de Economía, Amado Boudou.

Al mismo funcionario que habilitó el desembarco de la Anses como socio minoritario de las empresas en las que las ex AFJP tenían acciones, ahora le toca la difícil tarea de dotar a la economía argentina de un escenario atractivo para seducir capitales del sector privado.

"Hoy la posibilidad de crecimiento del Producto Bruto potencial se moderó a un 3% anual. Para retomar un nivel de crecimiento de 5% anual, no más que eso, hace falta recuperar la inversión. Pero eso significaría un cambio de 180 grados del escenario actual", opinó Jorge Vasconcelos, economista de la Fundación Mediterránea.

Según su análisis, en los últimos años la economía se "sobreexpandió" en base al gasto público y un menú de subsidios (en particular a las tarifas públicas) que dio combustible a la demanda. Pero en las últimas semanas las boletas de gas y luz, con incrementos de 200% a 300%, muestran que el Gobierno está procurando desmantelar el sistema de subsidios. "El superávit se achicó al mínimo y no hay margen para mantener los subsidios", agregó Vasconcelos.

En su último informe, el estudio Bein y Asociados arrojó un dato significativo. La demanda explicó un tercio del crecimiento económico registrado entre abril y junio de 2008. Para el último trimestre del año pasado, cuando la crisis financiera ya había impactado sobre el financiamiento de las empresas y comenzaba a derrumbar las exportaciones, el rol de la demanda creció hasta significar 70% del crecimiento del período octubre-diciembre. Para el primer trimestre de este año, el 75% del crecimiento fue por la demanda interna.

"Ya no se le puede pedir al consumo que siga traccionando el crecimiento económico", agregó Laspina. "La salida es a través de la inversión, que cayó de un 23% del Producto Bruto a casi 19% de la economía en este año. Hace falta una agenda más amable para la inversión, menos intervencionista. Porque ya no existe la tasa de retorno extraordinaria que hubo en los últimos cuatro años". Y agregó: "Aquella tasa de retorno justificaba cualquier riesgo. Ahora aumentaron los costos y las empresas ganan menos".

Comentá la nota