Los economistas hablan de una "medida inoportuna"

Cómo un "golpe al consumo" fue caracterizada por los economistas privados ayer la medida de la AFIP de fortalecer los controles y pedidos de información para compras con tarjeta por montos superiores a los $ 3.000.
"¿Tiene sentido atacar a los consumidores cuando de ellos dependerá el crecimiento y la creación de empleo en 2010? ¿Tiene sentido desincentivar el uso de las tarjetas cuando es un mecanismo natural para obstaculizar las compras en negro?", se preguntaba un "informe de alerta" difundido anoche por el Centro de Estudios Regionales y Experimentales (CERX), una consultora que tiende a aplaudir los programas de mayor control de la evasión, pero que en este caso se mostró muy crítica con la resolución del Gobierno.

"En momentos donde el consumo empieza a moverse y las familias van dejando atrás la cautela que caracterizó el 2009, el Gobierno sorprendió con una medida inoportuna", sostuvo la economista Victoria Giarrizzo.

En diciembre, por el "clima festivo" y el motor de las compras navideñas, los consultores que siguen de cerca el tema consumo habían remarcado un tibio repunte en esta variable. Por eso, llaman a ser cuidadosos con medidas que puedan afectar esta tendencia.

Salvando las distancias, en el CERX recuerdan el "impuestazo" de José Luis Machinea, que en 1999 y en pos de reforzar las cuentas fiscales desarmó una recuperación incipiente que se estaba dando en la demanda.

Comentá la nota