Los economistas ven al dólar tranquilo hasta fin de año

Es, sobre todo, por la capacidad del Banco Central para controlar las cotizaciones.
Un dólar a 4,10 para el final de este año y a 4,5 ó 5 pesos a fines de 2010. Este es el escenario que ven los economistas, que si bien describen alguna presión cambiaria, también señalan la capacidad del Banco Central para mantener bajo control las cotizaciones.

"Las presiones en la cotización vendrán por cómo se comporte la dolarización de carteras, qué pase con las monedas de nuestros socios comerciales y con el valor de las commodities", dicen en Abeceb. Pero Marina Dal Poggetto, del Estudio Bein, señala que "ya no hay tantos pesos para comprar dólares, las empresas tienen menos flujo y los asalariados compraron dólares hasta con el aguinaldo".

"La desconfianza, la incertidumbre y las expectativas de devaluación incentivan la dolarización. Sin un shock de confianza, el drenaje de capitales tiene un piso mensual de U$S 1.000 millones", apunta Rodrigo Alvarez, de Ecolatina. Osvaldo Cado, de Prefinex, estima que en los próximos meses "la fuga de capitales pasará de niveles de US$ 2.000 millones mensuales a US$ 1.500/1.600 millones".

Los economistas coinciden en que los controles impuestos por la AFIP "tendrán un impacto de cortísimo plazo. De profundizarse estas medidas en la práctica, conllevará a un crecimiento del mercado negro y a una mayor disparidad en los niveles de tipo de cambio formal e informal", resume Cado.

Para Prefinex, el año cierra con un dólar a 4,10, "de no mediar algún cambio abrupto en el contexto". Para 2010, Cado anticipa que el tipo de cambio "dependerá mucho de la inflación. Previendo una cifra en torno a 10%, creemos que la cotización arañaría $ 4,60".

En el Estudio Bein proyectan "un escenario base que incluye moderación del gasto en 2009, pero con desaparición del superávit primario en 2010. Así, el dólar llegaría a 4,12 en diciembre de 2009 y a 4,97 en 2010".

"El Central hace malabares para administrar un dólar que sufre presiones por errores más políticos que económicos", dice Giarrizo. "Las reservas aún le dan margen de acción. Pero también hay que administrarlas. El riesgo es que el Central se vea obligado a emitir para financiar gastos del Gobierno. Si eso ocurre en un escenario de mucha desconfianza, seguramente se elegirá preservar las reservas y dejar deslizar el dólar por encima de lo esperado". Por eso, considera que "el precio objetivo para diciembre 2009 debería ser $ 4,05, pero estaría entre $ 4,1-$ 4,15. Excepto que haya un shock de confianza que revierta la tendencia actual, a fines de 2010, el dólar estaría en $4,9-$5".

En Abeceb estiman que "hacia fin de año el tipo de cambio rondará los $ 3,9/4. Y para 2010 podría alcanzar los 4,25. Si no se genera una desconfianza sustancialmente mayor a la actual, no hay riesgo de que el Central pierda el control".

"La pregunta es qué dólar quiere el Gobierno. Una depreciación del precio oxigena a los transables y a los ingresos fiscales pero, genera inflación impactando en el frente social", desliza Alvarez, que ve un dólar entre 4,5 y 5 pesos 2010.

Comentá la nota