Los economistas más brillantes debaten cuándo terminará esta interminable crisis.

El viernes se supo que Estados Unidos redujo la tasa de desempleo, algo que no ocurría desde el comienzo de la debacle financiera, y Barack Obama anunció "el principio del fin de la crisis". Economistas de la talla de Ben Bernanke coinciden con el presidente y vaticinan una recuperación para 2010. Pero otros especialistas, como Paul Krugman o Nouriel Rubini, advierten sobre una nueva caída. La "V" y la "W" de la recuperación de los mercados mundiales.
"Estamos ante el principio del fin de la crisis", dijo el viernes un eufórico Barack Obama cuando se supo que Estados Unidos redujo su tasa de desempleo por primera vez en la crisis. Este semestre, decisivo para la economía mundial, se encargará de confirmar o rectificar el optimismo. Al menos en eso coinciden los más destacados economistas del mundo, que, sin embargo, difieren sobre el vigor y los tiempos de la salida de la recesión. ¿Será un crecimiento lento y sostenido o rápido pero efímero? Esas diferencias tienen letras.

De un lado, están quienes juran que esta crisis tendrá una forma de "V", es decir una recuperación rápida y sostenida tras una caída abrupta. Se trata de una referencia a la forma de los gráficos usados para explicar la recesión.

Entre estos optimistas están algunos economistas del Banco Mundial (BM). "Estamos en un escenario de aterrizaje complicado", expuso el economista del BM Mansoor Dailami, "aunque los indicadores económicos más recientes ya muestran signos de estabilización". El BM apuesta a que la recuperación de las economías emergentes marcará el final de crisis. Los "aires nuevos" soplan de China, India y Brasil, que lograron construir nuevos y crecientes mercados internos y flujos de inversiones.

"La recuperación, prevista para 2010, basará sus cimientos en las economías emergentes", coincide Ben Bernanke, jefe de la Reserva Federal. Para Peter Orszag, director de presupuesto de la Casa Blanca, "la caída libre ya pasó", y Gary Becker, Nobel de Economía, dice que "la economía se recuperará, pero con gran potencial inflacionario". Por su parte, Hans Timmer, otro economista del BM, afirmó que "el patrón de la crisis es una V, y no una L o una W, que serían casos todavía peores".

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, por su parte, observa signos cada vez más fuertes de recuperación. El indicador compuesto por el club de países ricos, que permite prever el comportamiento de las economías de sus treinta países miembros, se aleja de la zona de mínimos desde que volvió a subir en junio. Según la institución, Francia e Italia muestran los signos de recuperación más contundentes, mientras que Canadá, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos dan "señales más claras" que durante el mes pasado.

Pero la lentitud de los gobiernos para actuar, la burocracia política, la falta de coordinación global es, según los pesimistas, lo que aleja al mundo de la "V" para avanzar un punto más en el casillero del abecedario: la "W" o recesión de doble caída; una crisis que anuncia un leve repunte pero que vuelve a enfrentar una seria recaída.

Nouriel Roubini, el economista que anticipó la crisis, es hoy el principal promotor de la W. "La recuperación no llegará hasta enero y puede haber otra recesión a fines de 2010", vaticinó. El rol del Estado fue clave para evitar una hemorragia mayor. Los programas de asistencia a bancos, aseguradoras y empresas automotrices le pusieron coto a la profundidad de la crisis, precisa Roubini.

"La contracción ya está disminuyendo", aseguró esta semana el ex asesor del FMI Barry Eichengreen, pero alertó que la debilidad del consumo afectará la producción y propiciará una recesión con forma de W. Profesor de Teoría Económica de la Universidad de Berkeley, Eichengreen entiende que "al menos la economía de Estados Unidos dejará de contraerse para fin de este año". Europa, en cambio, mejoraría a partir "del próximo año".

Los más duros entre los pesimistas se inclinan directamente por el patrón "L", es decir un escenario que tardará mucho más de seis meses en comenzar un repunte y que se puede prolongar por doce. Según el Nobel de Economía Paul Krugman, "podemos tener una década perdida si el Estado no estimula la demanda". Coincide con Paul Samuelson, otra galardonado con el Nobel, para quien "sin mayor intervención del Estado, puede haber una década perdida a la japonesa".

Si, finalmente, los esquemas de V, W y L no fuesen posibles, queda la U: una peregrinación algo más larga por el fondo del pantano que después de un tiempo prudente comienza a reputar con timidez. Pero quizá esta crisis necesite un nuevo alfabeto.

Juró la latina Sotomayor

La Justicia de Estados Unidos vivió ayer un día histórico cuando Sonia Sotomayor, la primera integrante hispana de la Corte Suprema, propuesta por el presidente Barack Obama, juró en el cargo en presencia de sus ocho colegas del máximo tribunal. De origen humilde y proveniente del seno de una familia portorriqueña, esta jurista tildada de liberal por algunos de sus pronunciamientos como jueza federal de Nueva York y por su reciente paso por la Cámara de Apelaciones, se convirtió en la tercera mujer en asumir en el tribunal. Sotomayor fue muy bien recibida por la comunidad latina estadounidense.

Comentá la nota