Economista: la soja es clave para eludir a la crisis

Miguel Kiguel consideró que ‘lo peor de la crisis mundial ya pasó‘. En la Argentina, dijo, el impacto se sintió fuerte y la salida -hacia fin de año- será más lenta que en otros países. Entiende que la soja será el motor de la reactivación. Advirtió sobre problemas impuestos por el kirchnerismo para inversiones.
Respecto de la inflación, Miguel indicó que "cae pero no se desploma; pero no hablamos de los registros del Indec, que es puro realismo mágico. La inflación caerá al nivel del 16 y 17%, distinto del 24% del año pasado".

El economista Miguel Kiguel disertó en la capital provincial sobre la crisis financiera internacional, los problemas económicos en el país y el panorama para después de las elecciones del 28 de este mes. Consideró que "en casi todos los casos lo peor de la crisis ya pasó; se está estabilizando y empieza a generar un rebote en la actividad económica", dijo.

En particular advirtió que "sin política monetaria ni fiscal en la Argentina, la salida depende de la soja, básicamente de la suerte en el mercado exterior y que con eso nos vuelva a sacar el viento de cola hacia fin de año" como en la crisis local anterior.

La charla del especialista y consultor en economía se desarrolló el viernes en la carpa que montó el Banco de Corrientes S.A. en la Expo Apicc. Durante su disertación describió el escenario mundial y después especificó los dilemas actuales en el país.

En cuanto al tipo de cambio, "lo más probable es que no se dispare. En un momento había preocupación de una fuerte devaluación o depreciación del tipo cambio sobre todo después de las elecciones, aunque luego cambiaron algunas cosas que hicieron que ese escenario sea muy poco probable", explicó.

Al respecto mencionó como uno de los factores la situación de la soja. "Con la tonelada a 470, nos van a inundar de dólares", dijo, aunque aclaró que no será este año sino el próximo. "A esto se suma el hecho de que seguramente no habrá sequía, según me dicen los meteorólogos".

"Lo cierto es que habrá buena cosecha. Estiman 52 millones de toneladas para el país el año que viene, en comparación con 32 de este año. Unos 20 millones de toneladas más en la Argentina, que representan casi 10 mil millones de dólares más. Eso le saca presión al dólar", indicó.

Los otros factores es la mejora en el mundo en cuanto a lo económico y financiero.

Por otra parte, consideró que "creo que no habrá default", aunque resaltó aspectos a tener en cuenta como una situación fiscal "muy complicada" y la falta de acceso del país a los mercados de crédito.

En cuanto a la actividad económica, "veo un escenario todavía difícil. La recesión es complicada porque la Argentina no tiene capacidad de hacer políticas contra cíclicas", acentuó.

"Nosotros no podemos bajar las tasas porque hay inflación. Hoy se tiene la tasa de interés por debajo de la tasa de inflación y lo más probable es que el próximo movimiento sea hacia arriba", vaticinó.

Caminos

Kiguel desgranó su análisis frente a un auditorio conformado por una comitiva de funcionarios provinciales, encabezada por el gobernador Arturo Colombi; empresarios y profesionales del medio. En una parte central de la charla señaló que "la crisis del 2002 fue mucho peor de lo que vemos hoy en el mundo", pero en aquella oportunidad, remarcó, "el punto de inflexión en la recuperación fue cuando se estabilizó el tipo de cambio, cuando dejó de caer. Ahí paró el pánico", recordó.

En el panorama actual y la posible salida, "Argentina se está beneficiando por la baja de las tasas de interés en el mundo, en principio, y en segundo lugar con el precio de la soja, que está por encima del promedio de los últimos 20 años, lejos", afirmó.

Entiende que es "una situación en que el viento de cola está soplando de vuelta, no como antes, pero está soplando otra vez", graficó.

En términos de recesión "esperamos un panorama difícil", dijo y agregó: "Creo que esperamos una recuperación a fin de año, con un tercer trimestre que se las trae", afirmó.

En este sentido consideró que "el programa de inversión pública caerá en el tercer trimestre porque no hay plata. Creo que el gobierno nacional va a hacer un ajuste importante, como en el paquete de obras anunciadas", advirtió.

También sostuvo que "la política cambiaria no se modificará. Seguiremos con este sistema de flotación administrada".

Otro escenario complejo que describió este economista será el fiscal y al respecto recordó, además, bajas en importaciones y exportaciones. Pero sobre todo advirtió como riesgo principal la salida de capitales.

Comentá la nota