Economista jujeño afirmó que sería necesario que los monotributistas paguen mayores montos mensuales

Nuestro medio entrevistó en forma exclusiva al ex ministro de economía de la provincia, Juan Gilberto Ljungberg, quien analizó las posibles repercusiones de las modificaciones que se prevén en la Ley de Monotributo, destacando que sería necesaria una actualización de los límites de cada categoría, en cuanto al monto de facturación.
Afirmó que, si bien esta medida podría propiciar una mayor evasión impositiva, debería efectuarse este aumento en los montos que deben abonar los monotributistas, que "había quedado retrasado con este proceso inflacionario", pero advirtió que sería positiva una discriminación de montos por regiones, para que el norte grande pague montos menores que en las grandes zonas urbanas.

Ljungberg manifestó que "el régimen de monotributo data de unos 15 años, y no ha sido actualizado desde entonces. Evidentemente ha transcurrido mucho tiempo, con inflación, con lo cual los límites que había para cada categoría han ido quedando chicos, y en realidad poca gente debiera quedar en el monotributo, si efectivamente facturasen sus servicios o sus ventas".

En este sentido, "acá hay un problema de no emisión de comprobantes, y por lo tanto no se computan las ventas, por lo que hay una gran evasión. Sin perjuicio de ello, yo creo que es necesario actualizar el monotributo, en cuanto a los límites de cada categoría. Obviamente que esto va a traer como consecuencia un incremento en el monto de pago mensual, que también había quedado retrasado con este proceso inflacionario".

A esto agregó que "tengo entendido que las primeras categorías se van a ampliar, en cuanto al monto de facturación, con lo cual volvería a tener un cierto sentido la permanencia de negocios más pequeños. Este proyecto va unido con un régimen de retenciones, de parte de quienes contraten a monotributistas, y yo creo que esto va encaminado a tratar de incrementar la facturación en blanco, que es lo necesario".

De todas maneras, "quizás siga teniendo algún defecto, como es la no consideración de las diferencias regionales: yo creo que en el monotributo, al ser un impuesto fijo, perfectamente podrían establecerse diferencias regionales. Todos los monotributistas de las regiones menos desarrolladas, por ejemplo todo el norte grande, podrían tener alícuotas menores, por lo tanto un pago mensual menor".

Al respecto, "el monotributo es un instrumento que podría usarse con un criterio de redistribución regional, sería mucho más justo, y favorecería la captación de monotributistas formales en estas provincias, para los cuales quizá los montos que se tributan les quedan muy grandes. En cambio si ese monto fuera la mitad, por ejemplo, sería más accesible, se regularizaría más la situación y ganaríamos todos, porque estaríamos todos más en blanco".

Por lo tanto, "sería bueno que algún legislador nacional por la provincia propiciase un cambio en este sentido, y tendría un acompañamiento seguramente del grueso de las provincias marginales".

En cuanto a un posible incremento de la evasión, por el aumento en las tasas, "si las tasas de imposición aumentan, evidentemente hay un aumento en la propensión a evadir o a dejar operaciones en negro, o algunos directamente a no registrarse. Pero yo creo que este efecto no debe impedir la actualización de los tributos, que debe hacerse".

Sin embargo, "debería ir acompañada de una política de fiscalización intensa, de parte de los organismos recaudadores, que hoy no se ve. Basta dar vueltas por los negocios del centro de Jujuy, donde a uno no le dan la factura si no la pide".

En definitiva, "esto tiene que ser una acción coordinada de ambas cosas: de la actualización de los montos, de una discriminación de montos por regiones, y también de una política de fiscalización más efectiva".

Comentá la nota