The Economist augura "el principio del fin" de la era K

La revista económica, una de las más prestigiosas del mundo, analiza los beneficios y riesgos del adelantamiento electoral. Sus hipótesis.
The Economist, la revista económica y política más importante del mundo, volvió a cargar contra el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, en esta oportunidad debido al adelantamiento de las elecciones, aprobado ayer por el Senado. En un artículo titulado " Los Kirchner se apuran, con la esperanza de que no llegue el final", publicado ayer en su edición impresa, critica sin reparos la política oficial.

"La Sra. Fernández usó la crisis financiera internacional como una excusa para adelantar la elección. En realidad es la estrategia astuta, aunque desvergonzado, de una pareja poderosa consciente de que el valor de su marca se está perdiendo", afirma la revista, que le achaca a Cristina haber exacerbado su infortunio a través de malas decisiones.

Este "hundimiento" de su imagen, que se cayó del 56% al 30%, dice The Economist, esta vinculado al devenir de las finanzas locales. La revista dice que la baja de la popularidad presidencial era "inevitable" porque la economía necesitaba desacelerarse "después de cinco años de crecimiento desaforado". La crítica no es nueva. En un artículo publicado el 22 de marzo, el semanario comparó el crecimiento de Argentina y Brasil con la fábula de la Liebre y la Tortuga, algo que enfureció al presidente del Banco Central, Martín Redrado, quien escribió una carta de lectores haciendo su descargo.

The Economist explica que una de las ventajas del adelantamiento electoral es que las noticias de las elecciones le han arrebatado un poco de atención a la protesta del campo. En efecto, el paro de siete días decretado por la Mesa de Enlace ha sido opacado por la "rosca política" del Senado Nacional.

Para la revista, la principal ganancia del oficialismo en el cambio de fecha es que deja a la oposición a contramano. "Alterar el calendario electoral le da a los grupos anti-Kirchner, tanto de la oposición como del propio partido peronista, menos tiempo para organizarse", argumenta.

No todas son críticas. La nota explica que si se votara hoy, "Kirchner ganaría facilmente" y que "todavía conserva una buena posibilidad de triunfar en junio, permitiendo que su esposa seguir de pie". No obstante, tiene sus reparos en torno a la arriesgada propuesta. Desliza que el creciente interés en la alianza opositora Macri-Solá- De Narváez en el conurbano puede complicar los planes oficiales y sentencia: " Si Kirchner pierde, podría significar el principio del fin del kirchnerismo".

Una publicación más que crítica. The Economist, fuente de consulta de las urbes económicas a nivel global, mantiene una línea más que crítica con el Gobierno argentino. Su lista de reproches a la gestión de Kirchner comenzó apenas asumió la mandataria, con un artículo titulado "Luna de miel truncada". Ese fue sólo el inicio y después llegaron incisisvos análisis contra la política K:

- The Economist, implacable con Cristina Kirchner; fue un durísimo balance de los cinco meses de gestión CFK.

- Más críticas de The Economist: la fábula de la Liebre y la Tortuga que enfureció al Presidente del Banco Central; la publicación comparó la economía argentina con la de Brasil a través de una fábula infantil que provocó la ira oficial.

- The Economist, Cristina podría ser "uno de los mayores fracasos de la historia democrática reciente"; después del voto no positivo de Julio Cobos, la revista económica afirmó que es temprano para escribir el "obituario político" de Cristina, pero el recomendó aprender de sus errores.

- "Financial Times" y "The Economist" ningunearon la decisión de Cristina de pagarle al Club de París; junto a otra publicación inglesa, se fustigó la política de cancelar la deuda con el organismo crediticio internacional.

- The Economist critica la "miopía política" de Cristina, en su penúltimo artículo importante sobre la Argentina, remarca que la presidenta tiene una "imagen distorsionada" de si misma, tras la estatización de la AFJP

Comentá la nota