"La economía no vuelve a crecer al 8%"

Dice que el piso de la inflación es del 12% anual. Y que el dólar se moverá al mismo ritmo que los precios. Si no ingresa dinero del exterior, entiende que el programa va a necesitar del impuesto inflacionario.
Carlos Melconian entiende que el programa económico argentino está parado frente a una bifurcación de caminos: una dirección tomará si ingresan capitales y hay arreglo con bonistas y el Club de París y otra diferente si eso no pasa y el gobierno sigue necesitando del "impuesto inflacionario ochentoso".

En conversación con este diario, dijo que "algo de plata" puede llegar y estimó que el viento de cola que ayudó a la economía argentina durante un largo período, podría ser reemplazado por una "brisa" que hará "surfear" a la actividad en el país.

Respecto de la proyección sobre el valor del dólar, espera para los próximos meses que acompañe a la inflación, a la que le fija un piso del 12 por ciento anual. "No veo una corrida, sí ahorro en dólares. En realidad eso es lo que viene pasando, hay ahorro con picos. Picos cuando se estatizaron las AFJP, con las candidaturas testimoniales, con la caída de Lehman, con la crisis del campo. Claro que después de cada uno no se aplaca a cero sino que queda algo de ahorro flotando", agrega.

Sobre el rojo que está afrontando la mayoría de las provincias, Melconian estima que el déficit cerrará en torno a los 20 mil millones de pesos. "En realidad, son 11 mil millones sin la deuda, de la que se hará cargo el Tesoro. Es una caja de almacenero. En 2007 esos números estaban en equilibrio. Buenos Aires es responsable de 5 o 6 mil millones de pesos, es el problema más grave", apunta.

Como varios de sus colegas, el economista entiende que con voluntad política, los problemas de seis provincias "se arreglan en 15 minutos porque son inconvenientes de poca magnitud. A otras hay que prestarles atención".

-¿Se planchó el dólar? ¿A cuánto cree que va a estar en unos meseas?

- Públicamente evito decir a cuánto creo que va a cotizar el dólar. Es para que no sea mal visto. Sí lo hago como consultor, con mis clientes. Pero hay algo básico que pienso, para mí el valor de la moneda es un concepto integral. Si este programa económico perdió el superávit y necesita de un impuesto inflacionario "ochentoso" para que se puedan seguir cubriendo los adelantos de Tesorería, el valor del dólar será uno. Si mejora el superávit (Amado) Boudou consigue plata de afuera y arregla con los bonistas, el precio será otro…

- ¿Por cuál de las dos opciones se inclina? ¿Llega oxígeno financiero?

- A lo mejor algo entra…Me parece que el dólar va a estar en el valor de hoy más lo que acompañe la inflación. Es decir, 3,90 pesos más alrededor del 15 por ciento. Ese es mi cálculo.

- Entonces, ¿convendrá poner pesos a plazo fijo?

- La pregunta es si la tasa de interés superará a la inflación. ¿Será más alta de lo que es ahora? No, creo que va a flotar.

- ¿Con todo eso, seguirán los argentinos comprando dólares? ¿Qué tendencia imagina?

- No veo una corrida, sí ahorro en dólares. En realidad eso es lo que viene pasando, hay ahorro con picos. Picos cuando se estatizaron las AFJP, con las candidaturas testimoniales, con la caída de Lehman, con la crisis del campo. Claro que después de cada uno no se aplaca a cero sino que queda algo de ahorro flotando. Está claro que la política también genera picos. Hoy, con esta expectativa, no puedo convencer o no instar a ahorrar en dólares.

Inflación y crecimiento

- Habló de inflación, ¿cuáles son las proyecciones?

- Por distintos motivos creo que llegó a un piso. Lo primero que quiero aclarar es que en el estudio medimos inflación desde 2002, no lo hacemos desde hace unos meses, por desconfianza al Indec. Tenemos un método. El pico nos dio 28 por ciento anual en julio de 2008. Ahora, en coincidencia con el cuarto trimestre de recesión consecutivo, tenemos una caída al 12 por ciento anual. Hace unos meses que estamos moviéndonos en esos valores. La mitad del índice nos está dando siete por ciento, pero estamos en casi 19 por ciento en lo que hace a expensas, servicios, tarifas…

- Igual, dice que el 12 por ciento anual es un piso, ¿qué se puede esperar?

- Si la economía pasa de menos tres por ciento a crecer al dos por ciento, el fisco no necesita un impuesto inflacionario y el mundo avanza más tranquilo el escenario será uno… Insisto esa cifra es un piso, no veo una inflación del 25 por ciento porque la economía no vuelve a crecer al ocho por ciento anual.

- Con esos cálculos, obviamente, para usted los pobres son más de los que dice el Indec…

- La cifra oficial es consistente con lo que se viene haciendo. Si miden una canasta que es la mitad de la real, los pobres serán menos. En los primeros períodos, cuando comenzaron las dudas sobre el Indec, seguíamos tomando sus cifras. Ahora esos valores mueren por ridículos. No importa lo que diga porque nadie se fija.

- ¿Llegan las provincias a 2010 sin emitir cuasimonedas?

- Cierran con un faltante de 20 mil millones de pesos. En realidad, son 11 mil millones sin la deuda, de la que se hará claro el Tesoro. Es una caja de almacenero. En 2007 esos números estaban en equilibrio. Buenos Aires es responsable de 5 o 6 mil millones de pesos, es el problema más grave. Hay algunas que son más prolijas y aguantarán este año para entrar en problemas el que viene. Igual, no veo que los fiscos provinciales se lleven puesto el Tesoro. Hay seis provincias que se arreglan en 15 minutos porque son inconvenientes de poca magnitud. A otras hay que prestarles atención.

- ¿Cómo ve el escenario laboral a mediano plazo?

- Creo que el nivel de conflictividad irá en alza si, efectivamente, el programa económico requiere del impuesto inflacionario para ayudar a licuar, a devaluar, a transferir recursos. El conflicto está latente, además no hay reglas claras y eso ayuda. Si llega algo de plata y en vez de viento hay brisa de cola, la economía seguirá surfeando.

Comentá la nota