Economía aún no respondió a las dudas de los EE.UU. por el canje

El texto destinado a la SEC está siendo pulido por asesores legales en Nueva York
El Ministerio de Economía, que encabeza Amado Boudou, todavía no presentó ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos las respuestas a las observaciones que esa entidad le hizo a la propuesta de canje de la deuda en default que la Argentina pretende lanzar en febrero.

La Security and Exchange Comission es la autoridad del mercado de valores estadounidense, y aunque no tiene facultades para impedir la operación, sí puede demorarla hasta dar su autorización para emitir bonos con jurisdicción de los EE.UU..

Ante una consulta de Clarín, voceros del Palacio de Hacienda admitieron que "faltan pulir los detalles técnico-legales" de la propuesta que se presentará ante los tenedores de bonos. Y aclararon que "esa tarea ahora está en manos de los abogados" que asesoran al país en Nueva York (el estudio Clearly, Gottlieb, Steen & Hamilton). Las mismas fuentes enfatizaron que "acá ya fueron hechas todas las consultas locales a todos los niveles", en alusión a la supervisión política por parte de Cristina y Néstor Kirchner.

Las observaciones que formuló la SEC hace dos semanas apuntaron a la polémica generada por el Fondo del Bicentenario y por las estadísticas del INDEC.

Según el Gobierno no debería haber complicaciones en ese último punto por parte de la SEC porque el canje se anunció antes que se creara el Fondo. Sin embargo, el desenlace que sigue teniendo el uso de las reservas le significó al ministro Boudou una extensa reunión ayer con el secretario de la Presidencia, Carlos Zanini.

En torno a las observaciones de la SEC por el INDEC, fuentes locales y de los EE.UU. coincidieron en que el Gobierno temería las consecuencias de sus respuestas. Algunas de los bonos que ingresarían al nuevo canje estarían atados a algunas estadísticas que hace el organismo estatal.

Tal como anticipó Clarín, la SEC pidió detalles sobre los cambios metodológicos que se introdujeron en el INDEC a mediados de 2008. Para el Gobierno estas modificaciones son parte "del proceso de normalización" y así lo habría dejado por escrito en la respuesta que aún no llegó a su destino.

Si esas explicaciones no fueran suficientes para la SEC, la autoridad financiera podría plasmar sus dudas en el documento final. Por ejemplo; señalando que las mediciones oficiales de algunos indicadores económicos y las que hacen las consultoras privadas son muy distintas. Sería una advertencia que el Gobierno preferiría evitarse y que, de concretarse, se sumaría a la que ya hizo, en idéntico sentido, el Fondo Monetario.

La SEC debe cubrirse ante eventuales juicios de los bonistas si recomienda una operación que, luego resulta insegura. Por eso, la autoridad financiera incluiría sus dudas como potenciales riesgos sobre la economía argentina en su documento final.

En cualquier caso, el intercambio de observaciones entre el Gobierno y la SEC dilatará la puesta en marcha del canje, que Economía pretende lanzar a principios del mes próximo.

La letra local tuvo el aval del ministro Amado Boudou, quien al recibir la carta de la SEC (el viernes 15 de enero) había señalado que "nuestra intención es contestar en una semana". Los detalles técnicos se pulieron en Buenos Aires en la Secretaría de Finanzas, que maneja Hernán Lorenzino.

Comentá la nota