Economía quiere excluir a los fondos buitres de la oferta de canje a holdouts

Economía quiere excluir a los fondos buitres de la oferta de canje a holdouts
El Gobierno intentará lanzar la oferta en 15 días. Estudian oferta de bancos y la posibilidad de diferenciar a pequeños tenedores de fondos buitres. Ayuda el clima financiero
Con el equipo económico de regreso en Buenos Aires, el Gobierno comenzó ayer a delinear los detalles finales de lo que será la propuesta para los bonistas que no ingresaron al canje de deuda en default, denominados holdouts, y que aun mantienen en su poder títulos públicos por un valor nominal de casi u$s 30.000 millones. A su regreso de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial que se realizó en Estambul, Turquía, el ministro de Economía Amado Boudou se reunió con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El encuentro giró en torno a dos ejes principales: evaluar los resultados del acercamiento al Fondo, y obtener el visto bueno de la mandataria para avanzar en el corto plazo en el lanzamiento de la oferta a los holdouts. En el Gobierno la decisión está tomada: la prioridad es regularizar la deuda en default, y hacia ello se avanzará más allá de que para el momento de concretar la operación esté acordada o no la fecha de llegada de una misión del FMI para auditar las cuentas del país.

La intención de acelerar la puesta en marcha de la propuesta a los bonistas no es antojadiza. Responde a la importancia de aprovechar el "veranito financiero" que hoy viven los mercados mundiales y que según evalúan en el propio equipo económico no durará para siempre. A priori, se especula que este "impasse" en los mercados se mantendrá durante seis meses, luego de lo cual si las economías del primer mundo efectivamente se recuperan, los bancos centrales deberían comenzar a subir levemente la tasa de interés para prevenir el impacto en la inflación. Ello haría menguar la liquidez reinante y acotaría el flujo de fondos que hoy eligen como destino de inversión a varios de los países emergentes, entre ellos la Argentina.

Según trascendió, la oferta a los holdouts sería algo inferior a la presentada en 2005. Incluiría una quita en torno al 65% en el valor nominal de los bonos y el reconocimiento parcial de los intereses vencidos e impagos mediante la suscripción de un título público. Aun se evalúa si es posible incorporar o no "plata fresca", es decir la obligación por parte de los acreedores de adquirir un nuevo bono para ingresar a la operación. Al mismo tiempo, Economía estudia un mecanismo que le permita diferencia claramente a los pequeños tenedores de los denominados "fondos buitres".

En Estambul Boudou acordó con el titular del FMI, Dominique Strauss–Kahn, el envío de una misión del organismo a la Argentina para realizar la revisión anual de la economía, el denominado Artículo IV, que podría concretarse a fin de año o a lo sumo en el primer trimestre de 2010. La fecha concreta se definirá en un próximo encuentro que el titular del Palacio de Hacienda mantendrá con el Director Gerente del Fondo el 7 de noviembre en Escocia, en el marco de una reunión de ministros de Finanzas del Grupo de los 20 (G-20). Desde la Casa Rosada se insiste en que la misión será "estrictamente técnica" y que "no se aceptarán condiciones" a la política económica, de acuerdo a lo que viene expresando el propio jefe de la cartera económica.

Boudou aclaró ayer que aún no están definidos los lineamientos de un eventual acuerdo con el FMI. "Primero, no está decidido si va a haber o no (revisión), y segundo, como sería", dijo Boudou al regresar por la mañana a Buenos Aires. Y explicó que en Estambul se estudió "lo que podría ser un artículo IV para la Argentina".

La delegación que participó de la Asamblea del FMI también estuvo integrada por el viceministro de Economía, Roberto Feletti; el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino; el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino; y el presidente del Banco Central, Martín Redrado.

Comentá la nota