La economía japonesa se hunde en la recesión

La economía japonesa se hunde en la recesión
Se contrajo, de octubre a diciembre, a un ritmo del 12,7% anual
TOKIO.- La economía japonesa se hundió aún más en recesión al registrar, desde octubre hasta diciembre de 2008, su mayor contracción trimestral desde la crisis petrolera de 1974. El sombrío dato fue anunciado ayer por el gobierno e hizo que los mercados financieros de todo el mundo cayeran.

Afectada por una reducción sin precedente en las exportaciones y en consumo interno, la segunda economía del mundo se contrajo un 3,3% en el período octubre-diciembre en relación con el trimestre anterior, esto es, a un ritmo anual del 12,7%.

Ese ritmo de contracción es superior al de otros países desarrollados afectados por la crisis global. Fue, por ejemplo, tres veces más grande que el registrado en el mismo trimestre por el PBI de Estados Unidos, epicentro del terremoto económico-financiero.

"Sin duda alguna, se trata de la peor crisis económica desde el fin de la Segunda Guerra Mundial -dijo el ministro de Economía japonés, Kaoru Yosano-. El resultado muestra con claridad que la economía japonesa, dependiente de las exportaciones, ha sido castigada con severidad."

El secretario del gabinete, Takeo Kawamura, fue aún más lejos y consideró que la crisis económica es una "calamidad" que ocurre una vez en un siglo.

Los funcionarios japoneses, nerviosos, insinuaron que el gobierno en breve podría dar otros pasos para frenar la crisis, cada vez más grave. En ese sentido, el gobierno del primer ministro Taro Aso, con un consenso popular en picada, dispondría de otros 217.000 millones de dólares para reactivar la economía.

Toyota, Sony y otras corporaciones multinacionales anunciaron despidos masivos y proyectaron pérdidas netas para el período fiscal que concluye en marzo. La subida del yen, que encarece las exportaciones japonesas, ha intensificado la crisis.

La economía de Japón se ha contraído tres trimestres consecutivos y, casi con seguridad, enfrentará un período similar desalentador.

Desalentados por las noticias que llegaron desde Tokio, los principales mercados bursátiles internacionales cerraron ayer con mayoría de bajas en sus indicadores, a excepción de las bolsas de Estocolmo y Shanghai, las únicas que concluyeron la jornada con valores positivos.

Las caídas en Europa siguieron a las pérdidas en Asia, pero el volumen de operaciones fue relativamente bajo debido a que los mercados de Estados Unidos estuvieron cerrados ayer por el Día de los Presidentes.

El índice británico FTSE 100 cerró con una pérdida del 1,31%; el DAX, de Alemania, se hundió el 1,06%, y el CAC 40, de Francia, cayó el 1,19%. En Japón, el índice Nikkei cayó el 0,4%, mientras que en Hong Kong, el indicador Hang Seng descendió el 0,7%.

"La recesión mundial es más profunda de lo previsto. Al mismo tiempo, los diseñadores de políticas están fracasando en entregar medidas que aborden los problemas", dijo Dariusz Kowalczyk, jefe de estrategia de inversión de SJS Markets en Hong Kong. "Parece que lo que están haciendo es demasiado poco y muy tarde", concluyó.

Visita de Clinton

En este contexto, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, arribó ayer a Japón, principal aliado de Washington en la región, en el inicio de su primera gira internacional como jefa de la diplomacia norteamericana.

Clinton dejó en claro que la alianza entre ambos países tiene una "importancia vital" para enfrentar la crisis financiera mundial. "Al fortalecer nuestras alianzas históricas con Asia, comenzando aquí en Japón, podemos comenzar a construir juntos redes en todo el mundo para resolver los problemas que ninguno de nosotros puede resolver por su cuenta", destacó.

Comentá la nota