Economía intenta aprovechar tregua en los mercados para normalizar la deuda

Mejora el clima internacional y el Gobierno intentará aprovechar la ocasión para volver a emitir un bono en el exterior. En 2010 no alcanza con el superávit y la ANSeS
La orden partió en las últimas horas desde la Rosada hacia el Ministerio de Economía: acelerar al máximo el plan para lograr que la Argentina pueda volver al mercado internacional durante el año próximo para tomar fondos. Dos factores –fueron analizados en una reunión entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ministro de Economía, Amado Boudou– dispararon la decisión oficial.

El primero tiene que ver con la tregua que se vive hoy en los mercados,que ha generado fuertes subas en los bonos de los países emergentes. Inclusive permitió a algunos, como Brasil, salir la semana pasada a financiarse a tasas que serían la envidia de los Kirchner: sólo dos puntos porcentuales por arriba de lo que paga el Tesoro de EE.UU.

El segundo factor que precipitó la decisión es el hecho de que concretado ayer el pago del Boden 2012 por u$s 2.251 millones (el mayor desembolso del año), queda el escenario despejado para abocarse a cerrar la brecha financiera de 2010, cuando será necesario conseguir fondos frescos por u$s 6.000 millones. Además, cualquier política anticíclica que decida aplicar el Gobierno requerirá en adelante de recursos adicionales que ni el superávit fiscal (en franco descenso) ni la ANSeS pueden garantizar.

Amado Boudou y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino (continúa en su cargo), trabajarán en dos líneas de acción paralelas. Mientras se acelera el canje de bonos atados a la inflación oficial por títulos nuevos que ajustan por la tasa Badlar, se retomará un ronda de contactos con el Club de París y los acreedores que no ingresaron a la renegociación de 2005.

En lo que se refiere al Club de París, está acordada la cifra adeudada. Son u$s 6.600 millones. Mientras que en el caso de los holdouts se volverá a convocar a los bancos organizadores que nuclean a estos bonistas para proponerles una nueva oferta de pago, que hoy luce más atractiva habida cuenta del potencial de suba que muestran los títulos de países emergentes.

"Con el riesgo país en franca baja, la soja recuperándose sólidamente y los mercados del mundo dejando atrás la tormenta, no hay tiempo que perder", confió anoche a El Cronista una fuente del Palacio de Hacienda. La suba de la soja es un dato que no debe ser subestimado. De su comportamiento depende buena parte de la caja del Gobierno en 2010, y por lo tanto de la confianza que inspire el futuro pago de los bonos que se emitan en adelante. Inclusive el cumplimiento de los títulos que hoy se operan en el mercado.

Hay bonos de la Argentina que desde las elecciones recuperaron más del 65%. El clima, lentamente, vuelve a ser propicio para la región. La bolsa de San Pablo ayer cerró en su máximo en un año y lo mismo ocurrió en México. El real tocó su techo en 10 meses por el ingreso de capitales a Brasil. Claro que la Argentina, desde la óptica de los inversores, no es Brasil. Pero no debe desaprovechar el momento. En lo que va del año los países emergentes en su conjunto consiguieron fondos en los mercados por u$s 37.000 millones. La Argentina, cero.

En el intento por recuperar la confianza en la economía, Boudou se reunirá mañana con los directivos de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba). El tema central serán las reformas en el Indec. Pero el objetivo de fondo es volver a ganar el respaldo de los banqueros, pieza clave para cualquier plan de financiamiento.

El titular del Palacio de Hacienda señaló ayer que "en sintonía con las nuevas medidas que se irán tomando en los próximos meses, la Argentina estaría en condiciones de volver a los mercados internacionales de crédito hacia fin de año". Puertas adentro de Economía no son tan optimistas. Pero admiten que trabajan para alcanzar ese objetivo durante el primer semestre de 2010.

Comentá la nota