La economía de Europa, cada vez más complicada

Europa está entrando en un invierno económico. La Comisión Europea anunció ayer sus previsiones económicas para 2009 y 2010 que prevén una recesión del 1,9%, un vertiginoso aumento del desempleo y déficits públicos generalizados por encima del 3% que marcan de máximo las normas económicas de la zona euro. En 2010 debería empezar a vislumbrarse la luz al final del túnel con un escuálido crecimiento de medio punto.
El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, dijo ayer que "las medidas para estabilizar los mercados financieros, facilitar las políticas monetarias y los planes de reactivación económica" permitirán limitar la caída y que la recesión no se convierta en una depresión. Pero la situación es tan grave que Almunia tuvo que negar el peligro de que algún país decida salirse del euro o vaya hacia la bancarrota.

El desempleo aumentará del 7% al 9% en 2009 y alcanzará el 10% en 2010. En España llegará en 2010 al 18,7%, en Francia al 10,6%, en Alemania y el Reino Unido al 8,1% y en Italia al 8,7%.

La única buena noticia es la contención de la inflación, debida tanto a factores externos -la caída del precio del petróleo y de las materias primas- como a la menor demanda interna, aunque según Almunia, "no consideramos un escenario de deflación".

Bruselas prevé que para el tercer trimestre de 2009 se haya pasado lo peor y la economía empiece a recuperarse, aunque reconociendo que eso "dependerá de la mejora de los mercados financieros", que siguen corriendo riesgos. Londres anunció ayer su segundo plan de rescate bancario.

Las previsiones de la Comisión Europea son las peores conocidas, pues tanto el Banco Central Europeo como el Fondo Monetario Internacional estiman una caída del 0,5%. Este año Francia caerá un 1,8%, Alemania un 2,3%, España e Italia un 2% y el Reino Unido un 2,8%. Irlanda, el enfermo económico europeo, un 5%.

El Ejecutivo comunitario no puso paños calientes a la situación y advirtió que "grandes incertidumbres pesan sobre las previsiones, la economía mundial atraviesa la crisis más grave desde la Primera Guerra".

Comentá la nota