Economía: 12 debilidades que el Gobierno negó aquí pero le reconoció a Wall Street

Por Julián Guarino

La suma de todos los miedos... ¿La vio?

El pintón de Ben Affleck se luce en la piel del agente de la CIA, Jack Ryan. Si no pudo, o no llegó, o se le atoró la VHS –o lo que es peor encontró musarañas viviendo allí dentro–, ahora tendrá la oportunidad de redimirse. De próximo estreno en Wall Street (pero ineludible proyección local), el histriónico Amado Boudou, en su rol de ministro de Economía, lo dejará con el corazón en la boca. El argumento resulta i-rre-sis-ti-ble (literal): un país emergente busca reencaminar el canje de su deuda en default pero para ello debe hacer un diagnóstico –real– de todos los virtuales problemas que podrían enfrentar los inversores que estén dispuestos a prestarle dinero a cambio de nuevos bonos. Eso obliga a reconocer todos y cada uno de los males que, con cabriolas semánticas, la troupe gubernamental eludió examinar durante un lustro en el poder. Es más: el escenario de horror que dibuja el diagnóstico y coincide con el que ya toleran sus habitantes, los argentinians.

Más allá de la ficción –muy cerca de la realidad–, la presentación que hizo el gobierno argentino en la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) el último 16 de diciembre y que completó con presentaciones adicionales la última semana, revela 12 puntos que describen –el verbo queda chico– los profundos problemas financieros e institucionales que enfrenta el país. Firmado por el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, el documento de 32 páginas que conforma el cuerpo principal de la presentación ante la SEC, le dedica un apartado completo al detalle de todos los "risk factors" a los que podrían verse sometidos los tomadores de la deuda soberana.

La pormenorizada descripción exigida por la SEC y confeccionada por la gente de la Secretaría de Finanzas, reconoce el riesgo local de un desmadre inflacionario, amén de otros peligros como los de devaluación y default. A la vez, se adelanta en advertencias sobre una potencial escasez de energía, la vulnerabilidad de la economía doméstica con respecto a los "shocks externos", la baja inversión existente, y se da aviso sobre posibles diferencias entre las cifras estadísticas del Indec y las de otros organismos. Textual, los 12 puntos.

"La intervención del Banco Central en el mercado de cambios abocado a contrarrestar abruptos cambios en el valor del peso, podría tener un impacto negativo en las reservas internacionales y una significativa depreciación o apreciación del peso, y podría tener un efecto adverso en la economía argentina y en nuestra capacidad para pagar los servicios de la deuda".

"Un potencial incremento de la inflación podría tener efectos adversos en la perspectiva de la economía argentina".

"La crisis global del crédito y las condiciones económicas y de mercado desfavorables que se vieron en 2007 han afectado negativamente la economía y podrían seguir haciéndolo".

"Argentina podría no continuar creciendo a las tasas experimentadas en años recientes o contraerse en el futuro, lo que podría tener un efecto adverso en las finanzas públicas y en el precios de los bonos soberanos".

"Como emergente, el mercado argentino está sujeto a mayor incertidumbre política y económica que la de los países desarrollados y a volatilidad en los precios, el tipo de cambio y el mercado de capitales".

"La economía argentina es vulnerable a los shocks externos que podrían ser causados por significativas dificultades de sus socios regionales comerciales y por efecto-contagio, lo que podría tener un efecto adverso en el crecimiento argentino y nuestra capacidad para afrontar el pago de la deuda".

"Una significativa depreciación de las monedas de nuestros socios comerciales o competidores, podría afectar la competitividad de las exportaciones argentinas y podrían causar un incremento de las importaciones lo que terminaría afectando la economía".

"Una caída de los precios internacionales de los principales commodities que exporta el país podría tener efectos adversos en la economía".

"El Banco Central y otras reparticiones del Estado realizan periódicas revisiones de estadísticas publicadas, y cualquier revisión de datos económicos y financieros de la Argentina derivados de otras revisiones de esos mismos datos o diferencias importantes en datos oficiales versus los de otras fuentes, podrían evidenciar una situación económica o financiera diferente en Argentina que podría afectar la evaluación que se haga del valor de los títulos argentinos en el mercado".

"Las fuentes limitadas de financiamiento e inversión podrían tener un efecto negativo en la economía y la capacidad de pago de la deuda podría verse dañada".

"La Argentina mantiene subsidios a la economía que podrían afectar las finanzas públicas".

"En el supuesto de otra crisis, el Gobierno puede fortalecer los controles cambiarios y colocar restricciones a las transferencias".

Comentá la nota