La economía china acelera su crecimiento y se esperan medidas para enfriarla

La economía china acelera su crecimiento y se esperan medidas para enfriarla
Expertos pronostican que el gobierno de Beijing optará por subir las tasas de interés en los próximos meses, tras una serie de medidas adoptadas para contener el crédito
China superó su meta de crecimiento del 2009 con un vigoroso desempeño en el cuarto trimestre, que sienta las bases para un mayor endurecimiento monetario.

El Producto Bruto Interno creció un 10,7% entre octubre y diciembre, comparado con el mismo período del año previo, ligeramente por debajo de las expectativas de mercado de un 10,9%, pero expandiéndose fuertemente desde un PBI revisado del 9,1% en el tercer trimestre.

El acelerado crecimiento de China en dos años elevó las expectativas de que Beijing subirá las tasas de interés en los próximos meses, tras una serie de medidas menores tendientes a contener el crédito y evitar un sobrecalentamiento de la economía.

En el año, la economía creció un 8,7%. Eso excede con comodidad la meta oficial del 8%, un objetivo considerado el mínimo necesario para preservar la estabilidad social y que algunos escépticos consideraban descabellado bien entrado el 2009.

El dato llevó a que los economistas de JP Morgan y RBS elevaran sus perspectivas de crecimiento del 2010 al 10%, desde un 9,7 y un 9,5%, respectivamente, pero las expectativas de endurecimiento monetario opacaron el optimismo sobre la contribución de China a la expansión global.

Las cifras del cuarto trimestre se vieron favorecidas por la floja base de comparación en el mismo período del año previo, cuando la economía de China, con un fuerte componente exportador, fue socavada por una crisis financiera global que hizo que más de 20 millones de trabajadores itinerantes perdieran su trabajo.

Pero el crecimiento de dos dígitos es también testimonio de la rápida respuesta a la crisis, que alcanzó su cúspide en el segundo trimestre.

Un paquete fiscal de estímulo de 4 billones de yuanes (u$s 585.000 millones) fue complementado por un incremento sin precedentes en el crédito, implementado principalmente por los bancos estatales de la nación, garantizando que China fuera la primera economía de peso en recuperarse con decisión de la crisis crediticia.

La Oficina Nacional de Estadísticas, también reportó que el índice de precios al consumidor subió un 1,9% en el año a diciembre, una marcada aceleración con respecto a la subida del 0,6% en noviembre.

Alarmado por una nueva explosión de crédito a comienzos de enero, el banco central incrementó la semana pasada la proporción de depósitos que los bancos deben mantener en reserva, y esta semana ordenó a algunos de ellos que restrinjan los préstamos en lo que queda del mes.

China ha resistido hasta ahora la presión internacional para que deje que el yuan se aprecie tras 18 meses de inmovilismo, pero están creciendo las expectativas respecto a que Beijing cederá en los próximos meses.

Un tipo de cambio más fuerte podría atajar la inflación y alentar la demanda doméstica, lo que ayudaría a reequilibrar a China y por consecuencia a la economía mundial.

Comentá la nota