La economía, atrapada en otra era de hielo

Por: Guillermo Laborda

La economía no da aún señales de recuperación. Las elecciones ya no pueden actuar como excusa de las bajas expectativas existentes entre empresas y consumidores. Así como antes se culpó a la crisis internacional, quizás ahora se utilice a la gripe A para explicar el frío.

El único motivo que puede generar alivio en la Casa de Gobierno es que dejó de caer, es decir, que se amesetó en los actuales y bajos niveles de actividad. Los depósitos del público y empresas están estancados, y los ahorristas mantienen la predilección por el dólar. Bajó de u$s 120 millones a u$s 60 millones la compra diaria en sucursales de bancos, pero está aún por encima de los u$s 40 millones que se consideran normales. Por ello, mientras no se avance con el listado de temas pendientes que circulan gobernadores del PJ en Casa de Gobierno, difícilmente se pueda salir del actual congelamiento.

De corto plazo, en lo financiero, la fecha clave es el 3 de agosto, cuando se deben pagar los u$s 2.300 millones a los tenedores del Boden 2012. Para evitar una variación en las reservas del BCRA por ese monto en un solo día, el Tesoro hará minicompras diarias de manera tal de no causar un súbito descenso en una variable sensible para inversores y analistas, como son las reservas del BCRA. Pero del otro lado, el Gobierno ya recibió la confirmación de que antes del 24 de setiembre (fecha de la próxima cumbre del G-20 en Pittsburgh) estarán disponibles los u$s 2.500 millones por la ampliación del capital del FMI. Maná del cielo. A fin de año se necesita poco más de u$s 1.800 millones y en todo 2010, u$s 4.000 millones. Es decir, que una cesación de pagos de la Argentina está prácticamente descartada en el corto plazo.

Pese al festival de gasto público en el primer semestre, el Gobierno aún posee mecanismos como para corregir el rumbo fiscal. La intención de los gobernadores del PJ que dialogan con Cristina de Kirchner es llevar el superávit primario gradualmente al 2,5% en 2011 desde el alicaído 0,8% con que terminaría 2009. Una fuente de fondos que ya tiene en estudio el Gobierno es la venta de las acciones en empresas que tiene la ANSES y que heredó de las AFJP. Es el equivalente a u$s 2.500 millones: al fin y al cabo si tanto se critica a las AFJP por sus inversiones por ejemplo en Nordelta, ¿por qué se las conserva? Billetera mata discurso y por ende, las participaciones estatales en empresas bien podrían ser mínimas para el final de la gestión Kirchner en 2011.

En paralelo, los sindicatos negocian aumentos salariales por un 25%. Un renovado impulso a la inflación. La continuidad de Guillermo Moreno y el INDEC hacen imposible cualquier vuelco en las expectativas. Aun si asumiera Paul Krugman en el Palacio de Hacienda, no generaría confianza. Por ello la insistencia en este punto de los gobernadores del PJ. Un fantasma sobrevuela los despachos oficiales: lo sucedido a Juan Sourrouille hace 20 años. El entonces candidato presidencial Eduardo Angeloz fue quien gatilló su renuncia como ministro ante las pérdidas de votos que le generaba la política económica. ¿Habrá un candidato del PJ que lo imite?

Con respecto al Club de París está circulando la carpeta del banco francés Lazard. Es el mismo que, en polémica decisión, contrató Roberto Lavagna para relevar la deuda en default. Ahora esta entidad ofrece intermediar con el Club de París y negociar una disminución en el valor total de la deuda. Ya está la oferta en la Jefatura de Gabinete a cargo de Sergio Massa. Lo que está demorado es el acuerdo de canje de monedas con Brasil por u$s 1.800 millones. Es que las versiones de renuncias en el gabinete congelaron decisiones en el Ministerio de Economía. Lula dispuso que la firma sea a través de los titulares de Hacienda de los dos países, Guido Mantega y Carlos Fernández. Ahora, el funcionario argentino espera que desde Olivos llegue el visto bueno. Sería la semana próxima. Todo sin urgencias, como si la economía estuviera en auge.

Comentá la nota