ECHEVERRÍA | EXIGEN UNA SOLUCIÓN Vecinos desalojados del predio de Camino de Cintura cortaron el tránsito

La efectivización de un nuevo desalojo en el predio ubicado sobre Camino de Cintura al 8000, desató el enojo de los vecinos que residían en el lugar, quienes decidieron realizar ayer una protesta y cortaron ambas manos de Ruta 4. Por otro lado, los manifestantes pautaron una reunión con Marcelo Ferreccio, subsecretario de Tierra y Vivienda de Esteban Echeverría, que se concretará el lunes y en la cual intentarán buscar una solución para que más de 300 familias no queden en la calle.

Las precarias casillas de madera y cartón que habían montado cerca de 300 familias en un predio ubicado en Camino de Cintura al 8000 se transformaron en pilas de desechos, luego de que se concretara un nuevo desalojo en el terreno. Se trata del cuarto intento de la Justicia para retirar a los vecinos del lugar y todo indicaría que no será el último, ya que los residentes de la zona advirtieron que volverán a ingresar a las tierras.

“No tenemos otro lugar adonde ir. No podemos estar en la calle y ni siquiera sabemos dónde pasaremos la noche”. De esta manera, las cientos de personas desalojadas manifestaron su preocupación. Preocupación que tiene un mismo lineamiento y que recae en un solo lugar: la falta de hogar propio.

A modo de protesta y durante más de cuatro horas, los residentes de la zona realizaron un corte total en ambas manos de la Ruta 4 y solicitaron una solución a las autoridades.

“A la madrugada llegaron muchos efectivos y sin tener una orden de desalojo nos tiraron las casillas abajo. Fue terrible porque también nos prendieron fuego las cosas, perdimos las pocas pertenencias que teníamos. Nadie nos da una alternativa y la realidad es que no tenemos un lugar donde ir”, relató angustiada Karina Jaramillo, mientras cargaba en brazos a su pequeña de tan sólo tres meses. Y agregó: “No estamos pidiendo que nos regalen absolutamente nada, queremos comprar alguna tierra a precio accesible para poder construir nuestra casa”.

Tras la intervención de la policía local, los vecinos modificaron la medida de fuerza y liberaron el paso en intervalos de diez minutos.

En tanto, la manifestación provocó caos vehicular, ya que miles de autos, camiones y colectivos debieron utilizar caminos alternativos para llegar a destino.

“Nuestra intención jamás fue perjudicar a la gente que va a trabajar, pero no tenemos otra forma de hacernos escuchar. Durante dos horas paramos todo el tráfico, después habilitamos una mano para que no venga gendarmería. De todos modos, alguien se tiene que hacer cargo de nuestro problema y no puede ser que nadie nos ayude. Nos quisieron desalojar cuatro veces, ¿Cuándo comprenderán que no podemos irnos a otra zona?”, se preguntó angustiado Antonio, de 21 años.

Por otro lado, los manifestantes pautaron una reunión con el subsecretario de Tierra y Vivienda de la municipalidad de Esteban Echeverría, Marcelo Ferreccio, que se concretará el lunes.

“El lunes vendremos a este mismo lugar para dialogar con los vecinos y encontrar una solución al inconveniente. Necesitamos que no vuelvan a cortar Camino de Cintura porque eso perjudica a mucha gente y tampoco es necesario, ya que desde la Municipalidad estamos dispuestos a escucharlos”, resaltó Ferreccio, en diálogo con Info Región.

Alrededor de las 12.30, una dotación de bomberos se acercó hasta la vía rápida para apagar el fuego y retirar las llantas que se habían quemado. Fue allí cuando los manifestantes volvieron a apostarse a la vera del terreno que hasta hacía pocas horas habían usurpado.

“Ahora hay policía adentro del predio, pero cuando se vayan volveremos a ingresar. Ya pasamos la noche en la calle una vez y no lo haremos dos. Muchos de nosotros tenemos chicos y necesitamos un espacio propio”, concluyó Mirta Guzmán, vecina.

El 26 de septiembre personal policial de los partidos de Esteban Echeverría y La Matanza, y también Infantería, desalojó a las familias que durante dos meses y medio ocupaban el predio ubicado en la intersección de Camino de Cintura y Río Matanza. La gran mayoría de las personas que habían ingresado a ese lugar, se trasladaron hacia un terreno contiguo en el que funcionaba una quema, pero desde ayer vuelven a estar sin un techo donde resguardarse.

Comentá la nota